B
ienvenidos a Darkness Revival.Estais a punto de adentraros en Londres, año 1890, una época tan peligrosa como atrayente. La alta sociedad se mueve entre bailes oficiales, bodas, cabarets y fumaderos de opio. Las prostitutas y mendigos se ganan como pueden la vida, engañando, robando o estafando. Pero hay algo mucho mas oscuro en las calles de la ciudad del Támesis, más oscuro aún que el terrible Jack. Seres sobrenaturales como brujas, vampiros, metamorfos y malditos se esconden entre los miembros de la sociedad, temerosos de la sangrienta hermandad que les persigue: la Black Dagger Brotherhood. ¿Sobrevivirás? .


Últimos temas
» Dangerous Budapest + CAMBIO DE BOTÓN
Lun Nov 30, 2015 2:53 pm por Invitado

» Fading Rain [Evelyn Wolfe]
Dom Nov 15, 2015 5:42 pm por Evelyn Wolfe

» Ausencia vampírica
Miér Nov 11, 2015 7:00 pm por Leonardo Alighieri

» La Duquesa
Miér Nov 04, 2015 3:11 pm por Victoria S. Chasseur

» ¿Cómo matarías al de arriba?
Dom Nov 01, 2015 9:49 pm por Victoria S. Chasseur

» Devonshire (Privado)
Dom Nov 01, 2015 8:51 pm por Mary Anne D'Uberville

» Quizás podamos ayudarnos (Evelyn)
Dom Nov 01, 2015 1:48 pm por Benjamin Hammilton

» I don't know you, but I want to || Arthur
Miér Oct 28, 2015 8:03 pm por Arthur Wolfe

» Krory Milium || Afiliación Hermana
Mar Oct 27, 2015 12:22 pm por Invitado

» Club de lectura [Alarik von Kleist]
Mar Oct 27, 2015 10:30 am por Mia Marlowe

Mejor PJ Femenino
Próximamente.
Mejor PJ Masculino
Próximamente.
Mejor Tema de Rol
Próximamente.
Mejor Duo
Próximamente.
Mejor PJ Revelación
Próximamente.

Afiliados Hermanos
Chaos
Directorios
Afiliados élite
Cupo Abierto {20/50}

Fruit of the poisonous tree Almos Immortal





T
he Darkness Revival ha sido creado por su administración: Princesa Beatriz, Princesa Victoria, Jack el Destripador, Inspector Abberline y Meg Giry. Skin creado y editado por Meg Giry con ayuda de tutoriales creados por usuarios de oursourcecode y Asistencia de foroactivo, y gráficos por Kattatonica a partir de imagenes de tumblr y pinterest. Queda terminantemente prohibida la copia total o parcial del código, así como su contenido. Todos los personajes que se desarrollen en el foro, a excepción de los cannon, pertenecen a sus propios creadores.

Licencia de Creative Commons
The Darkness Revival by The Darkness Revival Staff is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.



"Nunca recité una fábula" [Rowena V.H. Frost] || Flashback privado (Verano, 1882)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

"Nunca recité una fábula" [Rowena V.H. Frost] || Flashback privado (Verano, 1882)

Mensaje por James Moriarty el Miér Jul 30, 2014 9:11 pm



"Nunca recité una fábula"
James Moriarty & Rowena V.H. Frostф Verano del año 1882ф Mansión Frost

"La muerte no nos roba los seres amados. Al contrario, nos los guarda y nos los inmortaliza en el recuerdo. La vida sí que nos los roba muchas veces y definitivamente"
- François Mauriac (1905-1970) Escritor francés.

El profesor se hallaba en sus aposentos ajustando los últimos detalles de la indumentaria que luciría para asistir a tomar el té aquella tarde. La reunión de ese día era un poco especial, iba a asistir al recordatorio de la muerte del joven matrimonio Frost. Según habían contado hace cinco años los periódicos de sociedad, los duques habían fallecido en un accidente montando a caballo. No obstante, esa era una tapadera sumamente absurda, tan simple que todo el Imperio se lo había creído.

La familia Moriarty y la de los duques se llevaba bien desde hace exactamente dos generaciones. James conocía bien a los Frost y sabía que tanto Edward como Victoria eran excelentes jinetes. Sencillamente imposible que hubieran perecido así, por no hablar del esquivo comportamiento de su amigo Meriwheter Frost cuando cualquiera le preguntaba sobre la muerte de su hijo o su nuera. El profesor nunca se equivocaba y sabía que, como en la mayoría de las ocasiones, lo que habían contado los medios era una burda estafa comprada para ocultar una verdad un tanto escabrosa.

El de los duques había sido uno de tantos matrimonios de conveniencia. Sin amor y condenado a una larga lista de infidelidades por parte del marido así como al sufrimiento y discreta humillación de la esposa. Esa clase de asuntos y sus consecuencias eran tan mecánicos como las matemáticas. Uniones semejantes poseían dos posibles desenlaces:  una pelea doméstica con un final no muy agradable o bien una buena vida basada en la indiferencia y la resignación a ser unos infelices. Estúpido el que se casa, incluso el que lo hace por interés. En un negocio ambas partes deben ganar algo que compense las pérdidas de la inversión, para muchos, en la empresa del matrimonio eso se traduce a los vástagos. La pareja había traído al mundo a una heredera de nombre Rowena Victoria Hope Frost, la cual debía rondar los nueve años. Moriarty solo había visto a la niña en dos ocasiones: la primera cuando nació y la segunda hace cinco años en el funeral de sus padres. Nunca le habían gustado los niños, sus mentes no atesoraban ningún material útil que aportar o un mero repertorio para  conversar. Sin embargo, por esa misma razón eran tan valiosos. Cerebros vacíos, de ellos y de la información con la que se llenaran dependía el mañana.  Pensamientos no curtidos,  maleables ... fáciles de corromper.

Sin demorarse por más tiempo abstrayéndose en sus reflexiones, se puso su sombrero favorito para tapar las leves entradas que comenzaban a hacer mella en su cabellera - signo de que ya estaba en la mediana edad - y bajó las escaleras hasta su estudio. Allí, cogió una pequeña caja envuelta en color azul y con un gran lazo bronce, los colores representativos de Ravenclaw, y salió a la calle donde le esperaba su carruaje particular. Subió y con un golpe de bastón ordenó al cochero que marchase hacia la mansión Frost. James puso seguro el regalo en el asiento de su derecha. La caja contenía un libro de fábulas irlandesas cuya destinataria era la pequeña duquesa Rowena.  - A todos los niños les gustan las historias, ¿no? - pensó el profesor. Nunca está de más tener un detalle con los más jóvenes de la casa para aumentar la simpatía que le tienen a uno los mayores.

La pérdida de la familia o el dolor que aún pudieran sentir le eran completamente indiferentes. Nunca le habían importado lo más mínimo los males ajenos y aquel caso no era una excepción. Pero a decir verdad, sí que valoraba la amistad de los Frost. Meriwheter era un hombre inteligente, sagaz, ambicioso y con mucho poder. Un compañero ideal con el que hacer negocios, de modo que consideró que esa tarde debía hacer uso del más afectuoso y simulado tacto social.

Tras un buen rato dentro del carruaje, al fin el cochero se detuvo frente a la mansión. James se bajó dando un ágil salto con el regalo en la mano. El mayordomo le recibió enseguida, ni siquiera tuvo que llamar a la puerta, le estaban esperando. Entró en la opulenta y magnífica residencia y saludó a sus anfitriones dedicándoles unas buenas palabras sobre los fallecidos y un pequeño discurso de ánimo. Luego charló un rato con el resto de amigos de la familia.

En el hall, junto a la gran escalera de caracol, estaba sentada una criatura con la mayor expresión de aburrimiento que había visto nunca. El profesor cogió el regalo y le dijo a Lady Frost que era para su nieta. La señora, se lo agradeció y le instó a que fuese donde la niña a dárselo él mismo. James iba a rechazar la oferta, pues nunca antes había tratado con niños, pero justo antes de que pudiera pronunciar palabra, Lady Frost se había esfumado. Tomó aire y con el paquete en la mano se acercó a la joven duquesa. Ella no debía estarse enterando del acontecimiento que se rememoraba aquella tarde, o al menos no parecía que se estuviese percatando.

- Excelencia, le traigo un obsequio ... - dijo James agachándose para estar a la altura de la niña. ¿Cómo debía tratar a alguien tan pequeño?





Última edición por James Moriarty el Mar Sep 30, 2014 12:09 pm, editado 1 vez
avatar
James Moriarty
Clase Alta
Clase Alta

Ocupacion : Profesor de universidad, filósofo, escritor y cerebro del crimen en la sombra
Localización : London, UK

Ver perfil de usuario http://thedarknessrevival.forosactivos.net/t129-perfil-del-sujeto-profesor-james-moriarty http://thedarknessrevival.forosactivos.net/t190-cronologia-del-sujeto-james-moriarty#1124

Volver arriba Ir abajo

Re: "Nunca recité una fábula" [Rowena V.H. Frost] || Flashback privado (Verano, 1882)

Mensaje por Rowena V. H. Frost el Jue Jul 31, 2014 8:17 am

Una mañana más el sol entraba por las cortinas rojas, cada día comenzaba con un primer rayo de sol. A veces era efímero y nadie lo podía sentir, otras veces capaz de iluminar toda una habitación para despertar al ser humano que dormía plácidamente en la cama. El Sol, ese astro que se encontraba tan lejos de las pequeñas manos de la niña que estiraba sus brazos por la ventana como sus padres. Sonrío al cerrar las manos. Había atrapado el primer rayo de sol del día. Ese rayo era el más importante porque era un explorador que surcaba las distancias para comprobar el estado del planeta, tras él seguirían todos los demás. Era valiente porque no sabía lo que le esperaba pero él brillaba primero y ella lo había atrapado para poder guardarlo en su corazón.

Se sentó en la ventana y abrazó al Señor Periwinkle con fuerza, un pequeño osito con una graciosa pajarita de color rojizo. Rowena sabía que día era hoy, todos se lo habían estado recordando desde hace más de dos semanas pero no necesitaba que nadie le dijera nada porque ella vivió ese día y su memoria no le fallaba. Hacía cinco años de la muerte "accidental" de sus padres. Como cada año desde ese acontecimiento, ella no podía dormir. Los brazos de Morfeo no la recibían y si lo hacían sus sueños no eran los típicos de una niña de solo nueve años; todo lo contrario, parecían las pesadillas que cualquier persona temería. Sangre era lo que más brillaba en esta noche cada año. Era extraño que aún con ello, el rojo fuera el color preferido de la pequeña. Toda la habitación estaba engalanada con ese color junto con marfil, el rosa no tenía ningún espacio en su vida porque solo lo recordaba en los vestidos de su madre. Los extrañaba, cualquier hija los extrañaría pero pocas hijas no culparían a su padre de matar a su madre. Ella comprendía que quien actuaba no era su padre sino la mente dormida de su padre, esa parte del ser humano que se mantiene animal. Parte que despierta con un pequeño estimulante. Rowena odiaba que la gente bebiera, no lo comprendía pero no podía cambiar ese hecho. Menos aún podía dar marcha atrás en el tiempo y salvar esa noche.

El tiempo volaba. Cinco años. Sesenta meses. Alrededor de mil ochocientas horas... Podía medir el tiempo exacto que había pasado. Era una niña inteligente pero sobre todo era huérfana.
Hoy iba a sentir el peso de serlo. Sus abuelos paternos habían preparado una pequeña ceremonia del té en honor a su hijo y su nuera, estaban invitadas diversas personas celebres todas por supuesto. Falsedad era lo que la pequeña Rowena veía en este acto. Seguramente todos conocieran a sus padres, solamente serían conocidos y ella se preguntaba quién en verdad había descubierto los misterios de sus padres. Nadie, solo ella.

Llamaron a la puerta de su habitación, todo estaba preparado porque el ruido que reinaba en la mansión desde las seis de la mañana había parado. Entro su institutriz, una mujer de mediana edad con una mirada demasiado severa, junto con dos doncellas. Rowena dejo al Señor Periwinkle y se acerco a ellas, dejando que la vistieran de un modo más apropiado. Su vestido de seda blanco, sencillo y cómodo como a ella le gustaba, fue cambiado por un ostentoso vestido que dejaba a la niña con poca capacidad para moverse. Una falda abultada y un corsé ceñido a la cintura cualquiera hubiera pensado que era un regalo con el gran lazo que llevaba a su espalda. Su abuelo había dado orden de que fuera negro pero para suerte de Rowena, quien odiaba dicho color, había intervenido su abuela y el vestido había acabado siendo de una tonalidad esmeralda. El pelo recogido en una trenza larga con flores por ella. Terminado el proceso complicado de vestirse, Rowena bajo abajo. Adultos, la sala estaba llena de ellos. Todos buscaban el favor de la familia, ella lo sabía y ello se reflejaba en su rostro. Indiferencia mezclada con aburrimiento. Se acerco donde estaban sus abuelos, empezaron los saludos formales, las manos besadas por todos los hombres, las sonrisas falsas y los vuelos de falda que le recordaban a flores, escondiendo en ellas los secretos de las mujeres. Era todo un circo. Un circo en el que ella no quería formar parte, le gustaría irse de allí lejos y poder pintar o subirse a un árbol para perderse en el cielo.

Después de media hora, Rowena ya estaba cansada y se había disculpado con una reverencia seguida de una inocente sonrisa para poder pasar desapercibida junto a un tablero de ajedrez en la escalera de caracol. Poco importará que ella se apartase, al fin y al cabo las personas solo buscaban quedar bien ante sus abuelos no con ella por el momento. Rowena estaba inmersa en su mundo, mirando las fichas de ajedrez. Era uno de sus juegos favoritos porque además de estrategia e inteligencia, necesitabas imaginación y un poco de instinto. Pocas personas jugaban con ella por lo que siempre que no estaba con su amiga Beatrice, quien no comprendía ese afán de jugar al ajedrez, tenía que jugar contra ella misma. Sin que se diera cuenta un hombre se había acercado a ella, solo lo noto cuando su gran sombra la tapo. Miro al hombre, le conocía por diversas reuniones que había compartido con su abuelo. James Moriarty, mejor conocido como el Profesor Moriarty. Debía de admitir que era un individuo misterioso, todos lo conocían pero nadie descubría la verdad que escondía tras esa mirada astuta. Rowena comprendió que por ser profesor no le daba una facilidad para tratar con niños, se le notaba algo de inseguridad aunque nadie la habría visto pero ella era distinta.

- Debo agradecerle el detalle, Profesor Moriarty. Aunque creo que se equivoca de evento. En teoría esto no es una fiesta, sino una ceremonia de tristeza pero..-  Susurro con su voz infantil, dulce y calida mientras miraba a su alrededor, incitándole a realizar el mismo gesto.- por lo que se puede comprobar, me temo que más bien es un circo en el que todos buscáis el favor de mis abuelos. ¿Me equivoco?- Se levanto con gracia infantil e hizo una pequeña reverencia.-  Nunca nos han presentado formalmente, mi nombre como ya sabrá es Rowena Victoria Hope Frost. ¿Le gustaría intentar distraerme con una partida? Soy solo una niña, es una partida fácil de ganar.-
avatar
Rowena V. H. Frost
Nobleza y Aristocracia
Nobleza y Aristocracia

Ocupacion : Duquesa, pintora y escritora.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: "Nunca recité una fábula" [Rowena V.H. Frost] || Flashback privado (Verano, 1882)

Mensaje por James Moriarty el Jue Jul 31, 2014 12:56 pm

Apenas podía creer lo que había oído, pero debía de haberlo entendido bien, puesto que no era tan viejo como para comenzar a perder la audición. ¡Una niña de nueve años retándole a jugar al ajedrez! pobre criatura, no sabía dónde se estaba metiendo. En circunstancias normales habría rehusado la invitación, no obstante la interpretación del contexto situacional que le había propinado la pequeña, revelaba que era muy inteligente para su edad. Moriarty consideró que por esa razón debía dedicarle al menos unos minutos. Seguramente no sería una gran adversaria, pero podría contentar a la joven duquesa y ausentarse al menos por un rato de todo aquel espectáculo que tenían montado en el salón.

- De acuerdo ... encantado de conocerla formalmente, señorita Rowena Victoria Hope Frost. - dijo con una leve sonrisa ante lo cómico de la situación. Aquella criatura casi parecía una adulta en miniatura, y, la versión de la realidad que había presentado era tan cierta como que no se sabe con certeza si existe una o varias verdades. - Como parece que ya sabe, soy el profesor James Moriarty. Si está tan segura de que quiere asumir el reto de jugar una partida de ajedrez conmigo, yo no me negaré a su invitación. - Le hizo un gesto a la niña indicándole una de las sillas frente al tablero. - Creo que es justo que le ceda el color blanco. Es obvio que tiene menos experiencia que yo. - James se acercó a la mesa de juego con el paquete aún envuelto en la mano. - Lo que hay dentro será un incentivo para que dé lo mejor de sí en la partida, ¿le gusta leer?. - Preguntó para darle conversación.

Ya iba previamente mentalizado sabiendo que no sería una partida excitante, era simple cuestión de pasar el rato, algo trivial ... y los pasatiempos triviales no eran del gusto de James Moriarty. Todo debía suponer un reto o un aporte de conocimientos para su inquieta mente. Como consuelo, podría ayudar a la más joven de los Frost a perfeccionar su estrategia o enseñarle nuevas jugadas. Hacer gala de su sabiduría siempre le había gustado, tal vez fuese esa la razón de que disfrutase dando clase en Cambridge. Sin embargo, antes de instruir a nadie en ninguna disciplina es preciso evaluar los conocimientos previos que el sujeto posee sobre la materia en la que va a formarse. Moriarty lo sabía y por eso terminó concibiendo aquella partida como una de sus clases.
avatar
James Moriarty
Clase Alta
Clase Alta

Ocupacion : Profesor de universidad, filósofo, escritor y cerebro del crimen en la sombra
Localización : London, UK

Ver perfil de usuario http://thedarknessrevival.forosactivos.net/t129-perfil-del-sujeto-profesor-james-moriarty http://thedarknessrevival.forosactivos.net/t190-cronologia-del-sujeto-james-moriarty#1124

Volver arriba Ir abajo

Re: "Nunca recité una fábula" [Rowena V.H. Frost] || Flashback privado (Verano, 1882)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.