B
ienvenidos a Darkness Revival.Estais a punto de adentraros en Londres, año 1890, una época tan peligrosa como atrayente. La alta sociedad se mueve entre bailes oficiales, bodas, cabarets y fumaderos de opio. Las prostitutas y mendigos se ganan como pueden la vida, engañando, robando o estafando. Pero hay algo mucho mas oscuro en las calles de la ciudad del Támesis, más oscuro aún que el terrible Jack. Seres sobrenaturales como brujas, vampiros, metamorfos y malditos se esconden entre los miembros de la sociedad, temerosos de la sangrienta hermandad que les persigue: la Black Dagger Brotherhood. ¿Sobrevivirás? .


Últimos temas
» Dangerous Budapest + CAMBIO DE BOTÓN
Lun Nov 30, 2015 2:53 pm por Invitado

» Fading Rain [Evelyn Wolfe]
Dom Nov 15, 2015 5:42 pm por Evelyn Wolfe

» Ausencia vampírica
Miér Nov 11, 2015 7:00 pm por Leonardo Alighieri

» La Duquesa
Miér Nov 04, 2015 3:11 pm por Victoria S. Chasseur

» ¿Cómo matarías al de arriba?
Dom Nov 01, 2015 9:49 pm por Victoria S. Chasseur

» Devonshire (Privado)
Dom Nov 01, 2015 8:51 pm por Mary Anne D'Uberville

» Quizás podamos ayudarnos (Evelyn)
Dom Nov 01, 2015 1:48 pm por Benjamin Hammilton

» I don't know you, but I want to || Arthur
Miér Oct 28, 2015 8:03 pm por Arthur Wolfe

» Krory Milium || Afiliación Hermana
Mar Oct 27, 2015 12:22 pm por Invitado

» Club de lectura [Alarik von Kleist]
Mar Oct 27, 2015 10:30 am por Mia Marlowe

Mejor PJ Femenino
Próximamente.
Mejor PJ Masculino
Próximamente.
Mejor Tema de Rol
Próximamente.
Mejor Duo
Próximamente.
Mejor PJ Revelación
Próximamente.

Afiliados Hermanos
Chaos
Directorios
Afiliados élite
Cupo Abierto {20/50}

Fruit of the poisonous tree Almos Immortal





T
he Darkness Revival ha sido creado por su administración: Princesa Beatriz, Princesa Victoria, Jack el Destripador, Inspector Abberline y Meg Giry. Skin creado y editado por Meg Giry con ayuda de tutoriales creados por usuarios de oursourcecode y Asistencia de foroactivo, y gráficos por Kattatonica a partir de imagenes de tumblr y pinterest. Queda terminantemente prohibida la copia total o parcial del código, así como su contenido. Todos los personajes que se desarrollen en el foro, a excepción de los cannon, pertenecen a sus propios creadores.

Licencia de Creative Commons
The Darkness Revival by The Darkness Revival Staff is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.



¿Que negocios?

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

¿Que negocios?

Mensaje por Andra Lupei el Dom Oct 04, 2015 6:13 pm

(Off: Para saber sobre el campamento de las hermanas, puedes leer más aquí)

Al llegar a Gran Bretaña, después de la masacre que sufrió la manada, las hermanas Lupei se habían instalado a las afueras de Londres. Había un descampado, más allá de la ciudad que les había parecido el lugar perfecto. Lejos del bullicio de la ciudad pero lo suficientemente cerca como para que la clientela no escasease. Andra solía ir a Londres a pié y nunca supuso un gran problema para ella. Habían plantado la caravana y poco a poco habían aclimatado el espacio como un pequeño campamento. Las telas de colores, el olor a incienso y té se había vuelto usual en la zona.  No era complicado localizarlas.

Aquella mañana Andra madrugó, como era usual en ella. No estaban en la mejor época del mes, la luna llena aun era reciente y su humor no era especialmente bueno, pero la muchacha siempre intentaba poner buena cara ante todo. No tenía plan para aquella mañana, así que dejó a Tatiana durmiendo mientras ella salía de la caravana para dirigirse hasta uno de los barriles llenos de agua. Londres era una ciudad en la que la lluvia era casi el pan de cada día, así que tenían barrios barriles repartidos por el campamento para recoger el agua que caía. Parte de ella la hervían para hacerla potable, y otra la usaban para asearse. Tendió una de las telas a lo largo de una cuerda para tapar la visión de aquellos que pasasen por el camino –pese a que no había mucha gente a aquellas horas– y tras tomar agua de uno de los barriles se escondió tras la tela para desnudarse y asearse como buenamente le permitían los recursos de que disponían Tatiana y ella. Cuando hubo acabado, se envolvió en esa misma tela que había tendido y se dispuso a vestirse con una de sus usuales camisas y una falda algo raída. Se echó el pañuelo al cuello y volvió a salir.

Localizó uno de los cazos de latón que usaban para hervir el agua, tomó dos de ellos y encendió la hoguera para hacer una sopa de ajo  y té. Aun quedaban patatas cocidas de a noche anterior, así que aquel iba a ser el desayuno. Dejó el agua hirviendo y tomó asiento en uno de los escalones del carro para triturar los ajos en un bol de madera y cortar a rebanadas el pan duro que tenían guardado. Compraban pan muy de vez en cuando pero como siempre sobraba, lo guardaban para ocasiones como aquella. Aproximadamente veinticinco minutos después –no tenía claro que el reloj que había encontrado en las calles de Londres fuera muy preciso– se levantó para echar los ajos machacados en el agua. Retiró el cazo restante del fuego y vertió el agua en una tetera en la que previamente había depositado té negro. Volvió a dejar cocer los ajos en el agua y torró el pan seco en el fuego antes de introducirlo también en la sopa de ajo. Al finalizar, lo sirvió en dos boles y volvió a entrar en la caravana.

Tatiana, el desayuno. Sal antes de que se enfríe —sentenció con firmeza, para llamar la atención de su hermana y volvió a salir para llevar los platos hasta la tienda que tenían junto a la caravan. Dejó los platos en la mesa central y volvió a salir para sujetar las telas de forma que, desde el interior, pudiera verse la calle.  
avatar
Andra Lupei
Clase Baja
Clase Baja

Ocupacion : Tanto ella como su hermana se hacen pasar por tarotistas, lectoras de la fortuna, pero no son más que farsantes.
Localización : Londres. Probablemente en La Caravana de las Hermanas Lupei.

Ver perfil de usuario http://thedarknessrevival.forosactivos.net/t434-andra-lupei-id#2273

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Que negocios?

Mensaje por Tatiana Lupei el Dom Oct 04, 2015 6:52 pm

Notó, como cada mañana, movimiento justo a su derecha. Tatiana, haciéndose la dormida, dejó que Andra tomara la iniciativa para comenzar un nuevo día mientras ella continuaba un rato más en la cama. En cuanto escuchó a su hermana salir del carro, la morena sonrío de lado y rodó en la cama, revolcándose como un lobezno en la hierba mojada y tras un buen rato disfrutando, terminó su estúpido ritual matinal, dejándose caer boca arriba en la cama, tan estirada como fuera posible y cerrando los ojos para echar un último sueño antes que la otra Lupei lanzara un grito que Tati siempre usaba como despertador.

No fue la excepción aquel día, aproximadamente cuarenta minutos después, Andra volvía a entrar en la caravana para soltar la frase de buenos días que expulsó a Tatiana de los sueños. En cuanto fue consciente del mundo que la rodeaba, Lupei olfateó el ambiente y percibió el potingue que su hermana hacía para desayunar a base de ajos, té y pan tostado. Tras bostezar y estirarse, arrastró su culo a lo largo de la cama y pegó un salto para ponerse en pie, caminando descalza hasta la puerta de la caravana - ¿Por qué no añadimos unos trocitos de rata a la sopa? Tan escatologica con ciertos temas y luego pones ajo picado en agua como si fuera la cosa más saludable del mundo - bromeó como era habitual en ella a la par que daba saltos pequeños para bajar los escalones con aquel aire jovial que acompañaba a Tatiana desde primera hora de la mañana, más si con quien trataba era su hermana.

Vestida con su falda roida y una camisa holgada, trotó hasta donde estaba Andra y saltó a su espalda para darle un bocado en su mejilla, suave y casi cariñoso, tal como un beso de buenos días  antes de volver a bajarse e ir a por el bol con el desayuno- Hoy vamos a tener muchos clientes. Ya sabes qué decía la abuela, si el primer cliente queda satisfecho, el día estará lleno de riquezas - claro que tampoco necesitaban demasiado para subsistir pero a Tatiana le apetecía algo más que trozo de rata para llevar a la boca y eso solo se conseguía de dos maneras aunque una no era demasiado legal.  

Tras dar un par de sorbos al plato tradicional de la familia, salió hacia afuera relamiéndose los labios y miró hacia el camino, el que estaba justo al lado de la caravana. En ese preciso instante, pasó un carromato acercarse y sin dudar ni un segundo, silvó con todas sus ganas, metiendo un par de dedos en su boca- ¿Quiere conocer que le depara el futuro? ¡Las hermanas Lupei tienen el destino en sus cartas! - todo era anunciar el negocio desde primera hora, como dijo su abuela, era tradición romaní hacer feliz al primer cliente.
avatar
Tatiana Lupei
Clase Baja
Clase Baja

Ocupacion : Pitonisa Farsante

Ver perfil de usuario http://thedarknessrevival.forosactivos.net/t441-tatiana-lupei-id

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Que negocios?

Mensaje por Stella Brice el Dom Oct 04, 2015 8:00 pm

Llevaba varios días dándole vueltas a la cabeza. En su casa no podía estar, sus hermanas la llevaban por la calle de la amargura, cada una más alocada que la otra y si no fuera por el dinero que había traído Cissy, se hubiesen muerto de hambre. Pero ese dinero no duraría siempre por lo que tenía que llevar a cabo su plan inicial de la estafa. Conseguiría una invitación de la baronesa Ivanka, se colaría en la fiesta, pero necesitaba ayuda. Y Margot y Cassandra sería como llevar un bombo y una trompeta detrás llamando la atención sobre ellas. La conversación que llegó a sis oído de dos clientas llamó su atención. Y entonces supo a dónde ir.

Era un domingo por la mañana y vestida con un buen vestido, como las damas que iban a misa, viajó a las afueras de la ciudad en un coche muy rústico. Se quedó un poco antes de llegar al campamento gitano, escondida entre los escuetos árboles, que parecían grises y decadentes bajo la mortecina luz típica del Londres nublado. Dejó que el carro pasara y al momento la presa salió de su madriguera, anunciando lo que ella había ido a buscar. Sonrió sibilinamente y volvió al camino, poniendo su mejor expresión de londinense de clase media con poco seso. Cuando estuvo ante el carro avanzó hacia allí, percibiendo un característico y fuerte olor a ajo

-¡Disculpen, señoritas! ¿tengo el placer de dirigirme a las hermanas Lupei? Una buena amiga me ha hablado maravillas de ustedes. Voy a casarme en unos meses y necesito saber cómo será mi matrimonio- entró a la tienda, donde la gitana le llevaba y se quedó maravillada.

No sólo porque había una jovencita completamente idéntica a la que había visto en el camino (habían hablado de hermanas, no gemelas) si no porque admiraba el estilo que tenían los gitanos para aderezar el lugar más trapero del mundo, quizá necesitaría a esas chicas para que le dieran un toque a la mansión vacía de Cheyne Walk. Se sentó en una banqueta baja y tendió la mano a una de las dos hermanas. Mientras la gitana hacía su paripé, insufló una ola de atracción hacia sí misma a la muchacha. Fue entonces y solo entonces cuando se percató en las auras. No eran humanas, eran lobas. Mal asunto, no le gustaba tratar con licántropos que podían ser incontrolables, pero claro, ¿cómo podía haberlo sabido la gorda crédula de su tienda?. Aún así cambió su expresión radicalmente y sonrió

-¿Qué? ¿nunca te había pasado, encanto?
avatar
Stella Brice
Clase Media
Clase Media

Ocupacion : Encargada de Modas Jade
Localización : Boticas Brice

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Que negocios?

Mensaje por Andra Lupei el Dom Oct 04, 2015 8:54 pm

El suspiro emanó de entre sus labios en el mismo instante en que notó el cuerpo de Tatiana sobre el propio. Gruñó, ilustrando el fastidio que le producía ese acto de excesivo contacto corporal y los “mimos” de su hermana y se la apartó de encima con el brazo. Odiaba desde que era pequeña que la tocasen. Tal vez porque su abuela así les había metido en la cabeza que si podían, de alguna forma, saber de su naturaleza, era precisamente por el tacto y el olor. No, Andra nunca creyó que por el olor fueran a descubrirlas, pero si que creía en la teoría de que al tocarlas, los demás sentían algo raro. Principalmente un calor corporal inusualmente alto. Dejó que su hermana se acercase al bol, lo empinara sin un ápice de delicadeza y, por su parte, cogió la cuchara de madera y comió como la persona decente que su madre le había enseñado a ser. Guardó silencio y se dedicó a comer hasta que vio a su hermana levantarse, solo entonces, y para que la gemela no contestase, se decidió a contestar a la primera de las sentencias que había soltado Tatiana aquella mañana.

Y no. No voy a echarle rata al caldo de ajo, por más que insistas. Prefiero morirme de hambre a comer de esos infestos animales portadores de 40.000 tipos distintos de enfermedades. Preferiría no contraer la rabia —sentenció— si la contraes algún día tendré que matarte. Avisada quedas —murmuró mientras su hermana salía de la tienda, probablemente ignorando su amenaza, que, por otro lado, ni siquiera iba en serio. Observó la calle desde su posición y recogió los platos. Estaba a punto de salir a dejarlos en agua cuando oyó el carromato acercarse y la voz de su hermana gritando. Así que, simplemente, dejó los platos del desayuno a un lado y solo dejó sobre la mesa las tazas de té. No tenía pensado levantarse y tampoco hizo falta porque Tatiana guió a la recién llegada hasta la tienda.

Observó a la mujer intentando hacer una análisis rápido de ella. Eran expertas en ello, muchos años a sus espaldas escogiendo víctimas a las que hurtar. Recordaba los números de su abuela, como Nicolae y Dalma llamaban la atención del público y Tatiana y ella se colaban entre el público, escogiendo a los mejores vestidos para hacerse con sus monedas. Aquella mujer podía parecerse a esos ricos, pero algo había en ella que no terminaba de encajarle. Tal vez la desenvoltura con la que se movía en un ambiente que no debía parecerse al suyo. Ni una cara de asco, ni una queja… De hecho, ni siquiera había bajado del carromato, si no que había aparecido por uno de los lados del camino. Andra la miró entrecerrando los ojos, sin tener claro si era o no era de fiar. Pero era un cliente.

Primero el dinero —dio dos golpes en la mesa y esperó a que la mujer desembolsara el efectivo. Solo cuando vio las monedas sobre la mesa procedió. Cogió el dinero, se lo tendió a Tatiana— Guárdalo —y cogió la mano de la mujer. Procedió abriéndola y pasó el pulgar por las líneas de la misma. En un determinado momento, tan repentino que solo podía catalogarse de anormal, una oleada de atracción hacia la extraña la sobrevino. Soltó la mano de la mujer y alzó los ojos claros para observarla. Observó como formaba la sonrisa y luego miró fijamente los labios que formularon una frase burlona— Nunca con mujeres como tu, cielito. Siempre me interesan con un poco más de estilo y algo más de dinero en el bolsillo. Tu matrimonio fracasará, cuando quiera que vaya a suceder —formuló con tal desaire y desinterés que más que una predicción, sonó a maldición gitana. Solo le había faltado añadir “deshonra sobre tu vaca” y tendrían el cupo de la maldición gitana completo. Por qué no, no tenía dinero para velas negras— Puedo tirarte las cartas si prefieres asegurarte, pero deberás volver a pagar —informó y miró a su hermana— Tráelas, por favor, están en la caja morada, en el primer armario. —pidió a su hermana con amabilidad, y cambiando completamente el tono que estaba usando con la extraña.
avatar
Andra Lupei
Clase Baja
Clase Baja

Ocupacion : Tanto ella como su hermana se hacen pasar por tarotistas, lectoras de la fortuna, pero no son más que farsantes.
Localización : Londres. Probablemente en La Caravana de las Hermanas Lupei.

Ver perfil de usuario http://thedarknessrevival.forosactivos.net/t434-andra-lupei-id#2273

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Que negocios?

Mensaje por Tatiana Lupei el Lun Oct 05, 2015 3:33 am

No, no parecía que fueran a tener suerte. El carromato, pasó sin tan siquiera deparar en la figura que estaba de pie en el lateral del camino. Tatiana fulminó la retaguardia del carruaje con sus ojos azules y sin esperar a que estuviera a una distancia para comportarse como un hombre, escupió al suelo cual maldición gitana. ¡Ojalá se enbravara el caballo! En un gesto infantil, soltó el aire rodando los ojos y pasó la mano por su largo cabello azabache, tirándolo hacia atrás, pese a que estuviera la mayor parte enredado, antes de escuchar una voz a su izquierda.

Los orbes claros de Lupei, buscaron la figura engalantada que se acercaba a ella y viró con lentitud su cuerpo hacia la desconocida mientras posaba las manos sobre su cintura. En un gesto habitual en la loba, paseó la mirada por la mujer para examinar su atuendo y actitud. ¿Por qué había llegado caminando? Estaba casi segura que las señoritas de su clase y postura social, no iban solas caminando a aquellas horas de la mañana por caminos de tierra y sin un acompañante.

- Justo, se encuentra ante una de las Lupei - añadió mientras avanzaba un par de pasos sin desdibujar la sonrisa que sabía pintar en su rostro a la perfección, balanceando sus caderas - Por supuesto - comentó siguiendo con su pantomima de buena actuación aunque Tatiana no quitó un ojo de la mujer. Era lobo, no iba a apartar la mirada de la desconocida hasta que la mujer abandonara el campamento y es que por muy inofensiva que fuera, aquel era el territorio de las Lupei - Mi hermana estará encantada de leer su fortuna, señorita. Acompañáme, por favor - era un contraste bastante brusco su forma de hablar con su atuendo y finos movimientos (estos últimos los hacía más como burla a las señoritas de clase que por necesidad) pero su madre, antes de morir, les había dejado un buen legado (otra cosa era que Tatiana usara sus buenos modales).

La guió hasta la tienda donde estaba Andra y apartando las telas, dejó paso. Lejos de acompañarlas en la lectura, se mantuvo en la entrada de la tienda. Solo abandonó la postura guardiana cuando su hermana tendió el dinero que la dama de sociedad les había dado como pago anticipado a su labor. Guardó, como no, el dinero entre sus pechos y cruzó los brazos para ver como Andra trabajaba en la lectura de la mano.

No fue consciente que algo había sucedido hasta que su hermana abrió la boca tras el comentario sardónico de la mujer. Sin esperar ayuda, Andra añadió una frase que evocó una carcajada en su igual. ¡Solo podía ocurrirsele a ella! Estaba a punto de unirse a la mesa, cuando Andra pidió que fuera a por las cartas. La morena sonrío a su hermana y le hizo un gesto con la mirada tan sutil que solo ella pudo captarlo pero en esa sintonía de gemela  vino a decirle sin palabras, "¿hay que preocuparse?". Pero obedeció, porque solía siempre cumplir las ordenes de su hermana, fuera por llevarse bien y porque era la única persona en el mundo a la que amaba y con quien no quería tener conflictos pese a que la mayor parte del tiempo discutían.

Fue hasta el armario y sacó la caja morada tal como Andra había indicado. Cogió un par de cosas más que guardó en el bolsillo de su falda y regresó sobre sus pasos, parándose tras la mujer para inclinarse por su lateral izquierdo. Dejó la caja con fuerza sobre la mano y arrastró la misma hasta su hermana mientras miraba a la desconocida de reojo - El dinero - tendió la mano abierta con su inseparable sonrisa y esperó a que la mujer añadiera la cantidad en su mano para incorporarse, guardar las monedas con las otras y quedarse de brazos cruzados tras la señorita, mirando a su hermana pero sin hacer más nada que rodear a la mujer, tal como una manada de lobos acechando a su presa.
avatar
Tatiana Lupei
Clase Baja
Clase Baja

Ocupacion : Pitonisa Farsante

Ver perfil de usuario http://thedarknessrevival.forosactivos.net/t441-tatiana-lupei-id

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Que negocios?

Mensaje por Stella Brice el Miér Oct 07, 2015 4:19 pm

Stella se rió por la respuesta de la muchacha. Se notaba que era un licántropo en su interior, y si tuviera una manada sería el alfa, pues la otra gemela hacía exactamente lo que ella le decía pero de manera mansa y acechante, rodeándola, sacando su lado mas lobuno. Suspiró y se estrechó un poco más el chal. La muchacha no le había dicho nada que no supiera, no creía que fuera capaz de soportar a alguien a quien no le debiera la lealtad de la sangre, y a veces incluso tenía tentaciones de asesinar a sus hermanas.

-Menuda novedad- ya había abandonado completamente la máscara de mujer perdida y puso la suya, más inteligente y sibilina, más de una mujer segura de lo que decía- En fin queridas, ya he visto lo que quería ver, puedes guardar las cartas, no voy a gastarme dinero en vosotras, pretendo que me ayudéis a ganarlo- insufló entonces tranquilidad en ambas hermanas pues su desconfianza e inquietudes empezaban a martillearle la cabeza- Me llamo Stella, y he venido a buscaros para que me ayudéis en un negocio. Una clienta de mi tienda habló de vuestras habilidades y quería comprobar hasta dónde sois capaces de aguantar la presión, incluso la de la atracción irresistibles- dijo guiñándole un ojo a la que estaba frente a ella.

-He de decir que lo que no me esperaba era que fuerais un par de lobitas, pero bueno, quizá eso sea beneficioso para nosotras- fue entonces cuando los corazones y sensaciones encontradas de las hermanas penetraron agujereantes en su cerebro. Realizó un gesto de molestia y se masajeó las sienes- Eh eh eh, niñas, que sentís muy alto y muy fuerte, tranquilidad por favor- y volvió a insuflarles tranquilidad- Así está mejor. Yo no juzgo a las personas por su condición física, faltaría más. He venido para proponeros ayudarme en un negocio que puede hacernos ricas. Vosotras diréis si os interesa o no
avatar
Stella Brice
Clase Media
Clase Media

Ocupacion : Encargada de Modas Jade
Localización : Boticas Brice

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Que negocios?

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.