B
ienvenidos a Darkness Revival.Estais a punto de adentraros en Londres, año 1890, una época tan peligrosa como atrayente. La alta sociedad se mueve entre bailes oficiales, bodas, cabarets y fumaderos de opio. Las prostitutas y mendigos se ganan como pueden la vida, engañando, robando o estafando. Pero hay algo mucho mas oscuro en las calles de la ciudad del Támesis, más oscuro aún que el terrible Jack. Seres sobrenaturales como brujas, vampiros, metamorfos y malditos se esconden entre los miembros de la sociedad, temerosos de la sangrienta hermandad que les persigue: la Black Dagger Brotherhood. ¿Sobrevivirás? .


Últimos temas
» Dangerous Budapest + CAMBIO DE BOTÓN
Lun Nov 30, 2015 2:53 pm por Invitado

» Fading Rain [Evelyn Wolfe]
Dom Nov 15, 2015 5:42 pm por Evelyn Wolfe

» Ausencia vampírica
Miér Nov 11, 2015 7:00 pm por Leonardo Alighieri

» La Duquesa
Miér Nov 04, 2015 3:11 pm por Victoria S. Chasseur

» ¿Cómo matarías al de arriba?
Dom Nov 01, 2015 9:49 pm por Victoria S. Chasseur

» Devonshire (Privado)
Dom Nov 01, 2015 8:51 pm por Mary Anne D'Uberville

» Quizás podamos ayudarnos (Evelyn)
Dom Nov 01, 2015 1:48 pm por Benjamin Hammilton

» I don't know you, but I want to || Arthur
Miér Oct 28, 2015 8:03 pm por Arthur Wolfe

» Krory Milium || Afiliación Hermana
Mar Oct 27, 2015 12:22 pm por Invitado

» Club de lectura [Alarik von Kleist]
Mar Oct 27, 2015 10:30 am por Mia Marlowe

Mejor PJ Femenino
Próximamente.
Mejor PJ Masculino
Próximamente.
Mejor Tema de Rol
Próximamente.
Mejor Duo
Próximamente.
Mejor PJ Revelación
Próximamente.

Afiliados Hermanos
Chaos
Directorios
Afiliados élite
Cupo Abierto {20/50}

Fruit of the poisonous tree Almos Immortal





T
he Darkness Revival ha sido creado por su administración: Princesa Beatriz, Princesa Victoria, Jack el Destripador, Inspector Abberline y Meg Giry. Skin creado y editado por Meg Giry con ayuda de tutoriales creados por usuarios de oursourcecode y Asistencia de foroactivo, y gráficos por Kattatonica a partir de imagenes de tumblr y pinterest. Queda terminantemente prohibida la copia total o parcial del código, así como su contenido. Todos los personajes que se desarrollen en el foro, a excepción de los cannon, pertenecen a sus propios creadores.

Licencia de Creative Commons
The Darkness Revival by The Darkness Revival Staff is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.



Una dulce melodía, un té amargo y un paseo a media tarde (Beatrice A. Black)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Una dulce melodía, un té amargo y un paseo a media tarde (Beatrice A. Black)

Mensaje por Inspector Abberline el Lun Jul 21, 2014 4:18 pm



Una dulce melodía, un té amargo y un paseo a media tarde
Beatrice & Lizzie ф 17:00 de la tarde ф Mayfair


Todas las cosas buenas de este mundo no son buenas más que por el uso que hacemos de ellas; y que las disfrutamos tanto cuando nos sirven como cuando las juntamos para dárselas a otros, pero no más.


-No, no y no. Así no, Beatrice...- rezongué con un tono de voz seco mientras veía los dedos de la joven moverse equívocamente por las delicadas teclas de marfil de un impresionante piano de cola.
La música cesó escasos segundos más tarde de mi reprimenda, y aunque usé con ella un tono seco, cuando la miré, dejé entrever en mis labios una ligera sonrisa menos ruda y seria de lo que mi tono de voz denotaba. Ya llevaba muchos trabajando como institutriz para la familia Black, y Beatrice ya no era aquella chiquilla pequeña con la que había que enfadarse y usar un tono de voz seco y rudo para lograr que obedeciera una orden. Cuando un joven crecía y pasaba la etapa de niño, era cuando quizás, una institutriz podía permitirse ser algo más blanda. Ya no eran necesarios los castigos, pues el niño o niña en cuestión ya había sido educado con lo básico, sin embargo, la educación, los modales y el aprendizaje seguían en formación, aunque no con tanta intensiad.

-Será mejor que paremos un rato, Beatrice. Es la hora del té. Descansemos un rato y demos un paseo por la ciudad... Debes tener la cabeza algo revuelta hoy. Continuaremos con las clases de música a la vuelta... - añadí en un tono más cariñoso.  Con el tiempo y los años había desarrollado ese cariño especial por los niños que tenía bajo mi tutela, y aunque yo no llegaba a residir en las casas como era natural que hiciera una institutriz, forjaba con los niños una profunda relación de maestra y de amiga, aunque esa ultima quedaba más entre nosotras, como oculta a sus padres. Era una institutriz externa, pero podía presumir de ser una de las mejores de Londres, pese a los cargos y al terrible expediente que cargaba a mis espaldas, las familias me querían y me confiaban el cuidado y la enseñanza de sus hijos, algo que agradecía.

Alargué la mano y cerré el libro de partituras, bajando la  tapa de madera del piano. Me levanté de la banqueta que compartíamos e hice sonar una campanilla de plata que tintineó mientras me senté en el sofá de la sala, donde todas las tardes, a esa hora, tomabamos el té.
Una de las criadas de la casa apareció en el comedor con una bandeja entre las manos y la dejó sobre la mesa. Constaba de una tetera de porcelana ricamente ornamentada, a juego con las tazas y el bol para el azucar. Había un platito extra con varias rodajas de limón, pues era para mi costumbre tomarlo sin azucar pero con una rodajita. Me comodé allí sentada, apartando las pesadas telas que componían la falda del pesado vestido que llevaba y le señalé el asiento frente a mí para que se sentase mientras iba sirviendo el humeante te en sendas tacitas. Añadí el limón a uno y dejé que ella se sirviera el suyo al gusto.

-¿Has acabado tus deberes de costura que te encomendé la semana pasada, Beatrice? - pregunté mientras soplaba el humeanto vapor que se escurría por el borde de la taza antes de darle un sorbo. La miré de reojo, ocultando una pequeña sonrisa cómplice. Ambas nos habíamos hecho muy amigas la una de la otra, pues entendía las penurias por las que la joven pasaba debido a la situación que vivía con su madre y al verse separada por tantos años de diferencia con sus hermanos. Era una familia completa, pero por desgracia, una familia rota en la que Beatrice había quedado al margen.



avatar
Inspector Abberline
Ambientación
Ambientación


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una dulce melodía, un té amargo y un paseo a media tarde (Beatrice A. Black)

Mensaje por Beatrice A. Black el Lun Jul 21, 2014 6:50 pm

Por mucho que me esforzara en repetir el movimiento de dedos que tantas veces había practicado lentamente, al llevarlo al ritmo adecuado siempre salía mal; una vez tras otra. Adoraba las piezas de Beethoven, pero que no consiguiera realizar correctamente la pieza me sacaba completamente de quicio. Cerré las manos en un intento por no golpear las teclas del impoluto piano, sabía que en el piso inferior estaba mi madre con unos clientes muy importante, y que el sonido del instrumento se escucharía perfectamente abajo. Ni siquiera rechisté o intenté probar suerte una vez más cuando la mujer que estaba sentada a mi lado cerró las partituras que tenía en el atril. Aquella mujer que era tan diferente a todo lo que me rodeaba y que por mucho que quisiera, sabía que no llegaría a conocer del todo. Aún recordaba la primera vez que supe de su existencia, me acuerdo de mis  gritos por la escalera, incluso de la marca roja que acompañó a mi rostro durante días y que mi padre galantemente se ofreció a otorgarme. Lo cierto es que nunca llegué a imaginar que Lizzie pudiera contar con tanta confianza por mi parte. Toqué la madera barnizada que tapaba las teclas antes de levantarme y despedí a la sirvienta cuando se retiraba. Tomé el asiento que me indicaba, y en vez de lanzarme a él, como me decía millones de veces que hacía; traté de sentarme de aquel modo pomposo que me había tratado de enseñar durante meses. Por suerte ya lo dominaba con más o menos facilidad y no precisaba de aquel palo que sólo hacía más que acrecentar el malestar que generaban los corsés.

- Las labores de costura... -dije como si tuviera que pensar en aquello más que en cómo de caliente estaría el té. Sería preocupante que viviendo en la familia que vivía resultara ser mala costurera- Terminadas, aunque me retrasaron bastante en la lectura de Alicia. -me quejé aprovechando después para probar el té solo y sin endulzar. Cualquiera que me conociera sabía que prefería un buen libro a cualquier otro pasatiempo, pero desde que en mi casa se había escuchado más de una vez la palabra "matrimonio" las lecciones de música, baile y costura se habían incrementado más de lo que a mi misma me gustaba.- Pero padre se encuentra más que satisfecho con ellas, supongo que eso es un buen paso, ¿no crees? -hacía años que no nos tratábamos de usted en privado, aunque sí que debiéramos de hacerlo en público.
avatar
Beatrice A. Black
Clase Alta
Clase Alta

Localización : Londres

Ver perfil de usuario http://thedarknessrevival.forosactivos.net/t51-beatrice-anne-black

Volver arriba Ir abajo

Re: Una dulce melodía, un té amargo y un paseo a media tarde (Beatrice A. Black)

Mensaje por Inspector Abberline el Mar Jul 22, 2014 2:16 pm

Contemplé a la muchacha mientras soplaba delicadamente el humeante te que calentaba la taza de porcelana entre mis manos. Con los años se había convertido en una hermosa dama que pronto empezaría a recibir innumerables propuestas de matrimonio, cada una mejor que la anterior. Y mi cometido era instruirla para que esa hermosa dama fuera una buena y talentosa mujer que engrandecería el apellido que tomase de su esposo.

Alargué la mano, dejando en la mesita de caoba la taza y carraspeé, tratando de ocultar una ligera sonrisa. Beatrice tendía a acabar las frases con una justificación innecesaria, aunque me apenaba saber que su lectura se había visto retrasada.
-Bueno, espero que el retraso no haya sido demasiado. De todos modos podemos llevarnos el libro  ahora y sentarnos en el parque hasta que te pongas al día... -crucé las manos sobre mi falda aunque luego recordé que su madrastra me había pedido que me encargase de encontrar un vestido adecuado para la joven pues dentro de poco tenía que acudir a una importante cena de gala.
Me daba pena por ella, pues sabía lo poco agradables que le resultaban ese tipo de actos sociales, pero al ser hija de la familia que era, su deber consistía en estar alli, en asemejarse a una pequeña y grácil muñeca de porcelana y a ser cazada por algún hombre mayor con una importante propuesta matrimonial.

-Ahora que lo pienso, Beatrice, tu madre -usé ese apelativo aunque ambas sabíamos que en realidad quería usar otro- me ha pedido que me encargue de buscarte un vestido para la reunión de la semana que viene. Así que tras acabarnos el té, si te parece, podríamos ir en busca de un adecuado vestido que satisfaga sus necesidades... -la observé unos segundos para estudiar su reacción, pues sabía cuanto odiaba esas reuniones, los bailes de promoción así como los vestidos con corsé, pero por desgracia para ella, una tenía que cumplir con sus obligaciones.
-Me alegro de que tu padre esté satisfecho con las lecciones, aunque todavía queda mucho por aprender. Aunque a este ritmo no creo que tarden mucho en encontrarte un marido, querida.. Espero que tengas eso presente. - Tomé de nuevo la taza de té, acabandomela esta vez de un largo sorbo, deleitándome en el ácido sabor que el limón le daba.
-Apresúrate, Beatrice. Tienes que cambiarte de vestido para salir... Deberíamos estar fuera de casa a y media. -Me puse en pie, haciendo un gesto para que apurase. No me gustaba ser demasiado fría con la muchacha, pero cuando la madre era la que daba las ordenes y quien  pagaba mi salario, a veces una tenía que dejar de lado el cariño que sentía.
avatar
Inspector Abberline
Ambientación
Ambientación


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una dulce melodía, un té amargo y un paseo a media tarde (Beatrice A. Black)

Mensaje por Beatrice A. Black el Miér Jul 23, 2014 2:49 pm

No me percaté del movimiento que hizo al dejar la taza, ni del leve comentario que realizó sobre mi lectura. Ambas sabíamos que por mucho que fuera unas simples labores de costura no me retrasarían en una lectura si esta me tenía enganchada de verdad. Nada podría hacerlo. Lo que sí que me hizo levantar la vista de la taza blanca con flores azules de porcelana fueron las siguientes palabras. Había olvidado por completo aquella reunión a la que tenía que asistir, y no es porque no quisiera ir (que no quería), sino porque había renegado de asistir. Siempre podría fingir algún catarro la tarde de antes, era un truco que anteriormente me había funcionado y esperaba que en esta ocasión también lo hiciera.

-Cierto, la reunión. Supongo que no hará falta hacerme un vestido nuevo, el azul del partido de polo está impecable. Podría bajar al sótano y hablar con alguna costurera para que cambiara un par de detalles. Tal vez los botones de la chaqueta, o el remate del escote... -dije tratando de evitar volver a probarme telas y patrones. Mi padre no permitiría que llevara algo que no estuviera confeccionado por ellos. Sería todo un insulto: que la hija del propietario de la mejor sastrería de la ciudad vistiera con ropa ajena a la que se confeccionaba en sus talleres. Lo que no terminaba de entender era por qué mi madre le había dicho aquello a Lizzie. Miré el reloj de pared de reojo, las cinco y cuarto, con la música del piano no había escuchado el toque de campana que marcaba la hora en punto.

- Iré a cambiarme, pero habla con mi padre o con mi hermano de lo del vestido, seguro que ya tienen algo preparado -"como siempre" Terminé la frase en mi cabeza. Con el tiempo me había acostumbrado a mantener mis pensamientos bajo control, y sobre todo los que tenían algo que ver con mi familia. Me levanté con un poco menos del cuidado debido tras dejar la taza, casi llena, sobre el plato vacío de la bandeja. Mientras subía por las escaleras sólo esperaba que el tiempo no fuera demasiado caluroso, los corsés y el calor no eran la mejor combinación si se quería ir de paseo después.
avatar
Beatrice A. Black
Clase Alta
Clase Alta

Localización : Londres

Ver perfil de usuario http://thedarknessrevival.forosactivos.net/t51-beatrice-anne-black

Volver arriba Ir abajo

Re: Una dulce melodía, un té amargo y un paseo a media tarde (Beatrice A. Black)

Mensaje por Inspector Abberline el Miér Jul 23, 2014 5:44 pm

Esperé a que se levantase mientras  quitaba con tranquilidad un par de arrugas molestas de la falda de mi vestido. No me gustaba esperar y ella lo sabía. Aún así, era una de las pocas personas a las que se lo permitía...Más que nada porque la quería como se le podía querer a una hija.
Mas cuando dijo lo del arreglo del vestido me apresuré a negar con la cabeza, con el entrecejo fruncido. Sabia que ella odiaba esas reuniones, que las odiaba mas que nada, pero su madre, siendo quien era, no iba a permitir que su hija fuera con un vestido que ya había usado en otra ocasión. Y si así era, la culpa sería mía por no haber hecho bien mi trabajo y sería yo quien pagase con los platos rotos.

-Sé que no es de tu gusto, Beatrice, pero alguien como tu tiene que vestir bien... Si aportas una mala imagen en una fiesta no solo te perjudicas a ti misma, sino también deshonras a tu familia y el apellido que portas a tu espalda... No puedo permitir ese capricho, no esta vez- sentencié seriamente, aunque sus siguientes palabras me hicieron que me plantease hablar con su madre, puestos que ellos siempre tenian vestidos y todo preparado para la joven. No con razón se trataba de la mejor y más importante sastrería de toda la ciudad.
-Está bien, querida. Ves a cambiarte. Hablaré con tu madre mientras tanto sobre el asunto del traje. Lleva contigo el libro de Alicia, yo e encargaré del resto.. - Le hice un gesto para que se apresurase y me serví un poco más de té para bañar en él una galletita de mantequilla dulce que se derritió en mi boca nada mas introducirla, entremezclada con el sabor amargo del te. Me gustaba la textura de aquellas galletas, aunque su sabor era demasiado dulce y por eso la bañaba en el té.

Cuando la vi desaparecer del salón llamé a la sirvienta para que se llevase la bandeja de te y le dije que preparase una cesta de mimbre con algo de fruta fresca, un refrigerio y una manta para la hierba. Tras verla asentir sin una palabra en la boca y retirarse tras la orden, bajé al piso de abajo, donde su madre acababa de atender una reunión. Esperé pacientemente hasta que ella salió del salón que usaban y entablé con ella la conversación de la cual tenía duda. Finalmente me hizo entender que el vestido era cosa de ellos, mas tendría que buscar unas joyas que fueran a juego con las tonalidades de un vestido color salmón, así como unas flores para su tocado.

Asentí y dejé que subiera escaleras arriba, llamando a la criada. Tomé de la entrada el pequeño sombrero que usaba de día y la pequeña capa que me ponía como abrigo sobre los hombros y rebusqué en el pequeño bolsito redondeado hasta ponerme los guantes. Miré el reloj de bolsillo que siempre llevaba conmigo, ya bastante viejo y al ver que la joven empezaba a tardar demasiado, comencé a impacientarme, golpeando el suelo con el tacón en un gesto de disgusto. Mientras tanto, la criada bajó apresurada las escaleras y me tendió la cesta con todo lo que había pedido
avatar
Inspector Abberline
Ambientación
Ambientación


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una dulce melodía, un té amargo y un paseo a media tarde (Beatrice A. Black)

Mensaje por Beatrice A. Black el Jue Jul 24, 2014 2:58 pm

Mientras cambiaba mis ropas pensaba en aquello que Lizzie me había dicho antes de que subiera por las escalera: "no puedo permitir ese capricho"; hacía tanto que no tenía un capricho, que no podía hacer aquello que realmente me era más querido o preciado. En apenas unos meses tuve que aceptar todo aquello que se me impuso: las reuniones, los bailes y las conversaciones sin sentido. ¿Y todo para qué? Si ya eran conocidos en todo Londres y en ocasiones tenían que rechazar encargos por sobre carga en el trabajo. No, esa no era la vida que había querido tener, ella querría poder tener una pequeña casa, en medio del campo y sólo preocuparse por tener que comer y por la felicidad de su marido. Abotoné el último de los plateados remates de la chaqueta azul marino que formaba el conjunto que me había preparado para ese día, no era uno de mis preferidos, pero por lo menos era cómodo y no dejaba demasiada piel a la vista. El escote hasta el cuello y la tela gruesa que permitía llevar el conjunto sin nada más sobre los hombros para protegerse del tiempo londinense había sido una de las grandes novedades del pasado otoño. Los guantes blancos de encaje estaban preparados sobre la mesilla, listos para que se los llevara junto con el libro que pensaba comenzar ese día. Si fan era de la literatura contemporánea, tanto lo era de las obras escritas anteriormente. Bajé las escaleras sólo cuando tuve por seguro al cien por cien que mi madre no estaría al pie de estas y, pese a que corrí más de lo que hubiera sido adecuado, me presenté con una dulce sonrisa ante Lizzie que me esperaba tan impaciente como de costumbre.

-Perdona mi tardanza, pero no encontraba el libro que Joseph me regaló y quería empezarlo cuanto antes -mentí un poco enseñándole el tomo forrado en piel marrón y con unas bonitas letras doradas que señalaban el titulo y el autor de la obra. Esperaba que con eso y con mi mejor sonrisa no se fuera a enfadar, pero eso no era algo que pudiera depender de mi.- ¿Hablasteis con mis padres sobre el vestido que he de llevar a la reunión? -pregunté esperando así desviar el tema de conversación y que comenzara a contarme algo que yo no quería saber realmente. Pero todo fuera por "no dejar en mal lugar el apellido familiar", o eso era lo que querían hacerme creer.
avatar
Beatrice A. Black
Clase Alta
Clase Alta

Localización : Londres

Ver perfil de usuario http://thedarknessrevival.forosactivos.net/t51-beatrice-anne-black

Volver arriba Ir abajo

Re: Una dulce melodía, un té amargo y un paseo a media tarde (Beatrice A. Black)

Mensaje por Inspector Abberline el Jue Jul 24, 2014 6:25 pm

Alcé la vista cuando escuché sus apresurados pasos y esperé poder lanzarle una mirada de enfado que denotase lo molesta que estaba por su tardanza, mas aquella dulce sonrisa que me mostró me ablandó por dentro, como siempre, y acabé por doblar las comisuras de mis labios hacia arriba. Aquella muchacha tenía ese don de apaciguar mi mal humor. Quizá eran sus ojos, su sonrisa inocente, o el hecho de la había criado y la consideraba mi hija más de lo que seguramente lo considerase su madre.

-Está bien, querida, no pasa nada. Nos hemos retrasado unos pocos minutos, nada más... -Me incliné un poco y tomé entre mis dedos el asa de la cesta de mimbre la cual pesaba ligeramente. -Pero espero que hayas traido también el de Alicia.. Tienes que terminarlo, aún quedan unos cuantos en la lista que tu madre quiere que leas... - encaminé mis pasos y abrí la puerta, para que pasase ella primero. -Sí. He hablado con ella. Ya tienen tu vestido preparado mas aún así espera que encuentre unas joyas y unas flores para tu tocado que vayan a juego con el color. Espero que no te disguste el salmón... - hablé con un suave tono bromista que esperaba que ella notase y salí tras su figura, cerrando la puerta de la casa una vez las dos nos hallábamos fuera.
-Pero quizá sería mejor que la compra de las joyas la realizásemos un día por la mañana, puesto que hoy tenemos muchos quehaceres, jovencita.
Caminé a su lado a paso presto y la miré de reojo, dejando escapar un suspiro al cabo de unos segundos.

-Siento haber dicho lo del capricho, Beatrice... Pero ten en cuenta que yo he de obedecer lo que tu madre me manda. He de enseñarte lo que ella quiere y educarte tal y como ella quiere. Te ve en un futuro bien casa, siendo la esposa de un hombre de alta cuna... Y lamento decir que eso es lo mejor para una muchachita como tú, aunque no sea tu deseo... -Caminábamos mientras hablaba, saludando con un sencillo gesto a las damas con las que nos cruzábamos, conocidas con las que mantenía reuniones a media tarde.- Casarte con un buen hombre te dará una alta posición. Gozarás de una buena vida y no precisaras trabajar nunca. Tu mayor cometido será ser una buena esposa y una buena madre... Y puede que algún día heredes el negocio familiar.. No serías una.. mujer florero, querida. -Usé ese termino sabiendo que a Beatrice no le gustaba para nada esa clase de mujeres. Yo no quería ese futuro para ella, mas su madre sí. Y lo que contaba era la decisión de la mujer que la trajo al mundo, no de quien la educó y cuidó, haciendo de ella una mujer respetable.
avatar
Inspector Abberline
Ambientación
Ambientación


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una dulce melodía, un té amargo y un paseo a media tarde (Beatrice A. Black)

Mensaje por Beatrice A. Black el Vie Jul 25, 2014 7:08 am

La siempre adorable y dulce Lizzie. No esperaba menos de alguien como ella, cierto que sus gestos parecían más serios y duros de lo ella era en realidad. Con el paso del tiempo se podría decir que se había convertido en una persona más de mi familia, mi pequeña y desestructurada familia. El tiempo en la calle era de los más cálidos que se habían dado hasta el momento.

- Ya me terminé el libro de Alice, ¿no esperarías que dejara todo para hacer mis labores de costura? -dije sin poder esconder una risita que denotaba mi buen estado de ánimo como siempre que salía de casa. Poder salir de aquel lugar y separarme de mi familia era más que suficiente para poder estar tranquila y relajada de nuevo- ¿Color salmón? Podría ser peor, pero... ¿es necesario buscar flores para el tocado? Ya sabéis que no me agradan en demasía. Y no tantas joyas... puede que ya tenga en casa alguna que sirva -odiaba tener un vestidor y tocador tan grande que apenas me conociera todo aquello que tenía. La presencia de las damas del vecindario me fomentó el dirigirme a ella de un modo más cortés y serio de lo que tendíamos a usar normalmente. Lo que no esperaba es que lo siguiente que me dijera tuviera que ver con más que posible matrimonio. No quería nada de eso, que mis padres quisieran aumentar de posición no era algo que a mi me importara demasiado.

- Lizzie, sabéis lo que opino al respecto del matrimonio -casi susurré en voz baja. En cierto modo no aguantaba que me obligaran a casarme con alguien mayor que yo y que posiblemente no tendría nada que ver conmigo era porque todo ello venía impuesto por la que se hacía llamar mi madre- He de olvidar tener cualquier opción a poder ser una mujer que decida su futuro - "es algo para lo que me estás educando desde hace años". Suspiré un par de veces antes de levantar la mirada del suelo con una ligera sonrisa, no pensaba pensar en ello hasta que no fuera estrictamente necesario.- Podríamos buscar una pequeña peineta con brillantes para la reunión, algo más sencillo que las flores. ¿No crees que sería mejor? Más sencillo por lo menos lo es.- Mejor hablar de vestidos que de matrimonio, sí, mejor de algo malo que de algo peor.
avatar
Beatrice A. Black
Clase Alta
Clase Alta

Localización : Londres

Ver perfil de usuario http://thedarknessrevival.forosactivos.net/t51-beatrice-anne-black

Volver arriba Ir abajo

Re: Una dulce melodía, un té amargo y un paseo a media tarde (Beatrice A. Black)

Mensaje por Inspector Abberline el Miér Jul 30, 2014 6:08 pm

No pude menos que sonreirle a la chica cuando volvió a hablar, nuevamente. Hice, o lo intenté, el gesto de fruncir el ceño como si aquella pequeña mentirijilla me hubiera molestado. Cosa que no era así. A Ella le permitía ese tipo de cosas.

-Muy mal Beatrice... ¿Que te he dicho sobre las mentiras? Recuerdo que me dijiste que se te había retrasado la lectura... ¿Acaso te he enseñado yo a mentirme, querida? -hablé con tono seco pero al pasar por el lado suyo le dediqué una sonrisa cómplice . -Tal como esperaba de ti, Beatrice. Nunca me defraudas con nada- apresuré el paso por la acera, con tal de llegar más rápido al parque. -Hay colores peores que el salmón.. Podría haber sido el lavanda.. No te pegaría nada con el color de piel.. Tu madre es muy buena en su trabajo y sabe que ese color te favorece... En cuanto a las flores y a las joyas, me ha pedido que sean nuevas. Al parecer quiere que ese día te veas mejor que nunca...- suspiré casi sintiendo la pena que la muchacha debía estar sintiendo en ese momento.

Ella habló bajo, cosa que me molestaba, y lo sabía, no me gustaba tener que centrarme en esa vocecita escurridiza y suave entre todos los sonidos de la calle, pero dado el tema de conversación que había tocado, se lo permití, pues cualquiera que la oyera hablar de ese tema y que conociera a su madre (y en esa ciudad era dificil no conocerla) le informaría de lo que su hija pensaba respeco a sus decisiones.

-Lo sé querida.. Lo sé. Sé de sobras que no es algo para tu gusto.. Que las mujeres hoy en día quereis ser más que la esposa de un noble con dinero... Pero a veces esa vida es mejor que una vida en la calle. No todas tienen esa opción. Sé que no es lo que quieres para ti, pero deberias mirar aunque no te guste el lado positivo... - señalé una tienda justo cuando mencionó la peineta - Aún no es tarde para que te dediques a un oficio. Podrias ser institutriz.. y quien sabe. Puede que con los años ayudes a una jovencita a decirdirse.. - le abrí la puerta para que entrara dentro. Se trataba de ua una boutique de tamaño medio pero ricamente decorado con varios sillones tapizados en rosas para sentarse. En el mostrador y en las vitrinas que adornaban las paredes se mostraban numerosas joyas- Podemos hacernos con una peineta de diamantes si es lo que quieres, mas si tu madre no la encuentra adecuada para el vestido tendrás que encargarte tú misma de decirle que no quieres las flores, querida...
avatar
Inspector Abberline
Ambientación
Ambientación


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una dulce melodía, un té amargo y un paseo a media tarde (Beatrice A. Black)

Mensaje por Beatrice A. Black el Jue Jul 31, 2014 7:30 am

Los pasos sonaban por la acera, suaves y acompasados en todo instante. Por un segundo sólo quise que aquella futura reunión pasase y pudiera disfrutar de un par de semanas más sin que nada perturbara la poca calma que tenía en mi monótona vida. Pasamos al parque y Lizzie seguía hablando, y no es que no quisiese escucharla, pero prefería no responder nada. Mis padres no me permitirían que tuviera otro modo de vida, era lo que ellos dijeran o la deshonra y la calle. Y cualquiera sabía que no sería capaz de sobrevivir ni dos días en la calle. Lo mejor sería olvidar el mal mayor en pos de un mal menor y que si podría evitar. Mi desgracia fue no poder quedarnos en aquella tranquila pradera, sino que continuamos andando hasta volver a salir de la hierva y internarnos de nuevo en las calles asfaltadas que te golpeaban con la cruda realidad.

- Siempre podrías ayudarme para convencerla. Ya conocéis a mi madre, sabéis que no le bastarán mis palabras para convencerla. No es que vaya a ir como una cualquiera. Sólo pienso que no necesito más joyas, si después no encuentro ningún momento más en el que ponérmelas... ¿no es un gasto innecesario?-pregunté al final en un tono que denotaba que la pregunta iba más para mi más que para ella. La pequeña boutique parecía tener un sinfín de pequeñas preciosidades. Lo único que esperaba era encontrar algo sencillo para poder volver a casa y negarme a llevar flores en el recogido.

No tardaron en atendernos y nos trajeron las muestras a la propia mesa. No era raro que conociendo a mi familia, que era más que previsible, se comportaran de aquel modo con nosotras. Nos ofrecieron bebida, comida y suerte que no fue nada más. Pero eso no quitaba para que sólo quisiera salir de aquel lugar. No deseaba nada más. Sólo quería salir al parque y poder ponerme a leer a la tranquila sombra de un árbol.
avatar
Beatrice A. Black
Clase Alta
Clase Alta

Localización : Londres

Ver perfil de usuario http://thedarknessrevival.forosactivos.net/t51-beatrice-anne-black

Volver arriba Ir abajo

Re: Una dulce melodía, un té amargo y un paseo a media tarde (Beatrice A. Black)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.