B
ienvenidos a Darkness Revival.Estais a punto de adentraros en Londres, año 1890, una época tan peligrosa como atrayente. La alta sociedad se mueve entre bailes oficiales, bodas, cabarets y fumaderos de opio. Las prostitutas y mendigos se ganan como pueden la vida, engañando, robando o estafando. Pero hay algo mucho mas oscuro en las calles de la ciudad del Támesis, más oscuro aún que el terrible Jack. Seres sobrenaturales como brujas, vampiros, metamorfos y malditos se esconden entre los miembros de la sociedad, temerosos de la sangrienta hermandad que les persigue: la Black Dagger Brotherhood. ¿Sobrevivirás? .


Últimos temas
» Dangerous Budapest + CAMBIO DE BOTÓN
Lun Nov 30, 2015 2:53 pm por Invitado

» Fading Rain [Evelyn Wolfe]
Dom Nov 15, 2015 5:42 pm por Evelyn Wolfe

» Ausencia vampírica
Miér Nov 11, 2015 7:00 pm por Leonardo Alighieri

» La Duquesa
Miér Nov 04, 2015 3:11 pm por Victoria S. Chasseur

» ¿Cómo matarías al de arriba?
Dom Nov 01, 2015 9:49 pm por Victoria S. Chasseur

» Devonshire (Privado)
Dom Nov 01, 2015 8:51 pm por Mary Anne D'Uberville

» Quizás podamos ayudarnos (Evelyn)
Dom Nov 01, 2015 1:48 pm por Benjamin Hammilton

» I don't know you, but I want to || Arthur
Miér Oct 28, 2015 8:03 pm por Arthur Wolfe

» Krory Milium || Afiliación Hermana
Mar Oct 27, 2015 12:22 pm por Invitado

» Club de lectura [Alarik von Kleist]
Mar Oct 27, 2015 10:30 am por Mia Marlowe

Mejor PJ Femenino
Próximamente.
Mejor PJ Masculino
Próximamente.
Mejor Tema de Rol
Próximamente.
Mejor Duo
Próximamente.
Mejor PJ Revelación
Próximamente.

Afiliados Hermanos
Chaos
Directorios
Afiliados élite
Cupo Abierto {20/50}

Fruit of the poisonous tree Almos Immortal





T
he Darkness Revival ha sido creado por su administración: Princesa Beatriz, Princesa Victoria, Jack el Destripador, Inspector Abberline y Meg Giry. Skin creado y editado por Meg Giry con ayuda de tutoriales creados por usuarios de oursourcecode y Asistencia de foroactivo, y gráficos por Kattatonica a partir de imagenes de tumblr y pinterest. Queda terminantemente prohibida la copia total o parcial del código, así como su contenido. Todos los personajes que se desarrollen en el foro, a excepción de los cannon, pertenecen a sus propios creadores.

Licencia de Creative Commons
The Darkness Revival by The Darkness Revival Staff is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.



De cortesana a mujer [Alice Brontë]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

De cortesana a mujer [Alice Brontë]

Mensaje por Azalea Raine el Miér Jul 23, 2014 9:11 am



De cortesana a mujer
Alice Elizabeth Bronthë ф 5 de la tarde ф National Gallery de Londres




Puerto de Londres. Doce de la noche. Bar hindú del puerto

Azalea alzó la ceja con extrañeza cuando tomaba la larga pipa de kahimi de manos del marinero Vanraj, mientras se hallaban recostados en uno de los sofás de aquella tetería-fumadero del puerto. Era su contacto con la marina mercante india, ambos habían nacido en Bombay, de niños probablemente se habían visto y él conocía a su padre, el reputado médico señor Nandini. Por su parte, Azalea había recogido a su hermana Lailina del burdel en el que la habían metido, y la había cuidado como al resto de sus chicas. Con lo cual se podía decir que eran amigos y que tenían confianza el uno en el otro, pero nunca como para meterse en sus mutuos negocios, más que para llegar a  los acuerdos pertinentes. Por eso le sorprendía aquella proposición de su amigo

-¿Y para que querría yo más especias de las que necesito para cocinar en el burdel, me lo quieres explicar? Imagínate que les vendo especias a los caballeros y llegan a sus casa con ellas. Sus esposas les matan y, en el peor de los casos, me denuncian despechadas. No, no, Vanraj, esto no es La India, no conoces a la gente de aquí- dijo al terminar de exhalar de la pipa. El indio negó con la cabeza y volvió a tomar el kahimi de sus manos suspirando

-Créeme, Azalea, conozco a la suficiente gente de aquí como para saber lo que me digo. Evidentemente no puedes vendérselas a los caballeros. Pues ve a por las mujeres de la alta sociedad, que comparten la misma obsesión por lo oriental y además son las que gobiernan el funcionamiento interno de las casas. Piénsalo: especias, sedas de La India y mucho mucho té- la mujer estalló en una carcajada y se llevó la mano derecha a la cara como solía hacer cuando se reía

-Por favor Vanraj... ¿qué quieres que haga? Que vaya a una reunión del té de la temporada y me acerque a esas señoras diciendo "hola, soy esa mujer en cuya casa de placer pasa su marido las noches"- siguió riendo y Vanraj también sonrió , pues la risa de Azalea era cristalina como la de una niña y transmitía muchísima alegría

-Eso es exactamente lo que quiero que hagas. Pero tienes que saber a quién dirigirte. ¿Te suena el nombre Gabriel Brontë?- Azalea asintió. Sabía que tenía algo que ver con el comercio, había oído hablar a los socios del sargento de aquel hombre, y además había sido soldado. Aborrecía a los soldados. Vanraj continuó- Tiene una hermana un tanto... peculiar digamos. Yo no entiendo las supersticiones de los ingleses, pero por lo visto los marineros consideran un mal presagio verla por el puerto. Hace cosas raras- ahora sí que estaba sorprendida ¿cosas raras? ¿que entenderían los ingleses por raro y mal presagio? De toda la vida, los malos presagios los traían las aves, los animales, las manchas de sangre o los objetos rotos o derramados, no una chica que se paseara por el puerto. Por fin el hombre había conseguido que Azalea se interesara por el negocio aunque sólo fuera por ver a aquella misteriosa mujer- Se llama Alice Elizabeth y está en edad casadera, por lo que imagino que su hermano (porque padres no tienen) estará amañando un buen matrimonio y para eso necesitará buena dote. Y eso es precisamente lo que le hace falta, dinero- ella entendió el planteamiento del negocio y continuó

-Si le ofrezco un buen negocio, lo aceptará para ayudar económicamente a su hermano y ella será mi enlace con la alta sociedad femenina- sonrió asintiendo con la cabeza y se recostó tomando la pipa- Eres el primer hombre que conozco que piensa mejor bajo los efectos del kahimi- y entre las risas pensó "con que casadera ¿eh? Pues ya sé donde encontrarte"

***

National Gallery de Londres. 5 de la tarde

Al entrar en el recientemente reformado y clásico edificio, se vio reflejada en un espejo. Lord Middleton, uno de sus solteros más asiduos, había ganado el desafío que había planteado tres noches antes en la mesa de los solteros "Me muero de ganas por ver la National Gallery. ¿Quién de todos vosotros, caballeros, entrará conmigo del brazo?" y así entre ellos se habían puesto a discutir y se lo acabaron jugando al poker. Y allí estaba, entrando  del brazo de un respetable Lord de Londres, con un precioso vestido color vainilla, vaporoso, de corte imperio con una cinta malva de raso rodeando su contorno por debajo del pecho y un chal del mismo material y color que la cinta. En el pelo se había enrollado una trenza a modo de moño de forma muy atractiva, aunque lamentaba no poder llevar más joyas que dos aburridos pendientes de perlas. Pero había ido a trabajar, como quien dice.

Tal y como esperaba, todo aquello estaba lleno de muchachitas arregladísimas (quizás en exceso pues tomaban el aspecto de las muñecas de porcelana de su hija) que buscaban ávidamente marido. Los jóvenes se movían en grupos, cohibidos por las alegres señoritas y nadie prestaba atención a las obras de arte allí recogidas. Si había una cosa que los ingleses sabían hacer era pintar maravillas, de veras que se les daba en exceso bien. Ella paseaba la mirada rápido por los cuadros, pues buscaba otro tesoro que le podía dar más beneficios. Susurrando a Lord Middleton preguntó

-Mi Lord, ¿conoce usted a la joven Alice Elizabeth Brontë? La hermana del Sargento Brontë. Me han dicho que sabe maravillas sobre la Hermandad Prerrafaelita y de veras tengo ganas de preguntarle, ya sabe usted cuanto me emociona el arte, imagino que ella estará por aquí- su acompañante paseó la vista por la gran sala de oscuras paredes y señaló a una muchacha sentada sola (extraño) en un banco frente a un enorme cuadro que, desde la distancia, Azalea distinguió como prerrafaelita- Maravilloso, si me disculpa un momento, en un rato me reuniré con usted- y se dirigió a la chica.

El cuadro representaba a una mujer ahogada de belleza escalofriante para la situación en la cual se la representaba. La chica viva del trío, Alice, era rubia de ojos azules "inglesa de pura raza" pensó Azalea. Sin embargo, iba más sencilla que la mayoría lo que, a sus ojos, le hacía parecer más bella "eso sí, si se comprara un par de joyas estaría más guapa aún. Que manía tendrán con pintarse como estos mismos cuadros y luego no ponerse como joyas mas que eso horribles broches". Pero a parte de eso, no notaba nada en la chica que la hiciera tan peligrosa o mal auguriada. Se sentó a su lado y con una sonrisa comentó

-Jamás había visto representar la muerte de una forma tan bella. Quién diría que esa muchacha pelirroja está muerta. En mi país la gente piensa que la naturaleza es dinámica con las situaciones de los hombres, y sin embargo... pareciera que la naturaleza que envuelve ese cuerpo celebrara algo más parecido a un nacimiento que a una defunción- Alice se giró, parecía que había conseguido la atención de la chica mas pasota de la National Gallery- ¿La señorita Brontë si no me equivoco?- dijo ofreciéndole la mano- Mi nombre es Azalea Raine



avatar
Azalea Raine
Meretrices
Meretrices

Ocupacion : Madame de burdel
Localización : Nimbooda Mahala

Ver perfil de usuario http://thedarknessrevival.forosactivos.net/t340-azalea-id#1890

Volver arriba Ir abajo

Re: De cortesana a mujer [Alice Brontë]

Mensaje por Invitado el Sáb Jul 26, 2014 9:04 am

El National Gallery de Londres era uno de los museos más influyentes de la época, por sus salas pasaban obras de arte de un valor incalculable, con mil y una historias, técnicas y colores. Acudir a ella era un regalo que no debía desaprovecharse, el arte de todas las características adornaba sus paredes: Desde el Neoclasicismo hasta el movimiento más reciente de impresionismo pasando por el realismo y romanticismo. Con autores de todas las nacionalidades posibles, abarcando desde el romanticismo español  de Francisco de Goya hasta el pre-rafaelista Dante Gabriel Rossetti.  Y sentada frente a un cuadro de Ofelia estaba la joven Brontë sola con su diario tomando bocetos.

La joven mujer estaba ataviada con un sencillo traje azul cielo con detalles en un marrón claro confección exclusiva de París, Gabriel había hecho traerlo por su ultimo cumpleaños,  y aunque la pequeña de los Brontë prefiriera un libro antes de un vestido en esa ocasión hizo una leve excepción, el diseño era sofisticado pero nada pesado, sentía como si fueran un par de alas acariciando la piel con el mimo de un placentero amor. Con el cabello recogido en un sencillo moño y unos mitones de tono crema en seda, había acudido al museo como cada miércoles, para tomar bocetos e ideas de esos artistas.

Normalmente por la tarde el museo se llenaba de jóvenes, de ambos sexos, en grupos que poco o nada les interesaba el arte, y no obstante se les rogara silencio siempre sus voces agudas interrumpían aquel paraíso de silencio. Estaban en el apogeo de la Temporada, buscaban buenos  acompañantes, que fueran ataviadas con las mejores ropas, para causar una grata impresión. Esperando a un futuro marido rico para sufragar sus caros antojos y ser madres de sus hijos, sin amor entre ninguno de ellos, solo capricho. Alice también estaba en su segunda Temporada tras su debut en la sociedad, pero no estaba interesada en un matrimonio. Lo suyo eran los libros y la Universidad, lo que la sociedad distinguía erróneo: Una mujer estudiando en lugar de buscar esposo, era algo insólito y desafiante a su estructura ya creada. Y no era por pretendientes, que el mismo Gabriel atemorizaba personalmente y  por petición suya: ninguno lograba avivar su corazón de modo que supiera que estaba ante el adecuado.

Ya somos dos, a las que la soledad nos atosiga, pero al menos tu Ofelia, enloqueciste. Dudo que se me conceda ese mismo capricho.” Conversó con la joven de su cuadro favorito, del pintor inglés John Everett Millais. Captaba todo la observación de la belleza con detalles elevados a la máxima potencia, se asemejaba más una fotografía que un cuadro, la joven yacía entre flores semi sumergida en el lago en el que se ahogó tras enterarse que su amado, que jamás la apreció había matado a su padre. Era sobrecogedor como la obra conseguía cortarle la respiración, la viveza del color, el detallismo, la búsqueda de la perfección y la sinceridad en el rostro de la joven, que parecía preguntarse “¿Por qué me hiciste esto Hamlet? ¿Por qué después de amarte con mi alma me arrebataste a mi amado padre? ¿Por qué me haces sufrir de nuevo con mi amor no correspondido y tu venganza? ¿Encontraras la paz, mi amado Hamlet?” Alice tomaba bocetos del rostro de la joven permitiéndose añadir un detalle que le surgió en el momento, una lagrima, por el corazón roto de la joven Ofelia. La tristeza, desesperación de la joven estaba contenida en su rostro, y el pintor con sinceridad había transmitido aquella oleada de sentimientos. Seguía dibujando hasta que sintió que alguien se acercaba, apartó su diario sin cerrarlo y se cruzó de manos.

La mujer era claramente de belleza pura de las Indias, piel tostada como el caramelo,  grandes y hermosos ojos verdes como las briznas de hierba que rodeaban a Ofelia, que le hicieron sentir una leve punzada de envidia. Cabellos azabaches, tales como el carbón, era hermosa y no solo por su lado exótico, sino por la confianza y seguridad que tenía en sí misma. Alice lo veía en sus gestos, la manera de poner las manos, de mirar y hablar. Alice la escuchó en silencio aguardando para no interrumpirla. – El concepto de los ciclos, la reencarnación, cierto se asemeja en cierto modo. Aunque para mi presenta la muerte de la forma más bella, lo que me desconcierta al preguntarme si ese paso es tan hermoso,  si la muerte es tan cautivadora ¿Por qué está considerada casi un tabú? Si es el comienzo de una vida porque ¿está mal pensar en ella? – suspiró. – divagaciones sin sentido, disculpe mis pensamientos. – Bajo la cabeza avergonzada porque quizás la estuviera importunando.- Alice Brontë, no se equivoca. –le ofreció la mano tras presentarse: Azalea Raine. Algo decía que su encuentro no era casualidad, y que muchas cosas cambiarían tras aquella reunión de ambas mujeres.Un placer, señorita Raine – le dio la mano educadamente, estrechándola  mientras esbozaba una sonrisa tímida en los labios.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: De cortesana a mujer [Alice Brontë]

Mensaje por Azalea Raine el Dom Jul 27, 2014 6:21 pm

Azalea asistió interesada a la respuesta de la joven. Para empezar no se había escandalizado por haber iniciado una conversación sin una saludo, una reverencia o un besapies por ser ella india y su interlocutora inglesa. De manera distinta, había iniciado una conversación de un modo intelectual pero sin resultar pedante y la india se aseguró muy bien de absorber la interesante reflexión de la joven mientras estrechaba su fina mano enguantada. Azalea no podía soportar los guantes y por ello había sido a veces criticada, sólo transigía con los largos para ir a la ópera.

Es un placer conocerla señorita. Conozco a su hermano de vista, da la casualidad que tengo negocios con una empresa que a su vez tiene negocios con él, por eso me ha llamado la atención su presencia. Me parece muy loable que se dedique a observar cuadros mientras otras jóvenes se dedican a ser perseguidas por futuros opresores, como con el que he venido- dijo señalando a Lord Middleton que oía deleitado el insoportable parloteo de un muchachita de tirabuzones rojizos. Luego se encogió de hombros, entraba en plan. Como sus palabras. Si Alice Brontë era realmente como le habían contado que era, aquellas palabras habrían sido lo suficientemente atrayentes como para sostener aquella atención que la joven presentaba. Se giró de nuevo hacia el bello cuadro y continuó- Lo cierto es que su reflexión me ha dado que pensar. El color de luto en la India es el blanco, que significa pureza, que es lo que en la India identifican con al muerte. Es prácticamente una celebración. Por eso considero que no resulta muy atrayente la muerte según el concepto que usted plantea. En la sociedad en la que usted nació y yo me he criado, eso es algo malo, y lo que está mal... siempre atrae más que lo que es considerado como normal- con aquella metáfora trataba de referirse, en secreto y para sus adentros, a sí misma. Ella criticaba toda aquella pompa pero vivía de ella, de ella y su represión brutal contra los hombres y mujeres. Pero aquello era la National Gallery y no el parlamento, por lo que mejor no entrar en aquellos temas de rabiosa actualidad. Aunque a juzgar por la gente que les rodeaba, bien podía ser. Empezaba a ver que el cincuenta por ciento de los allí presentes eran clientes del Nimbooda y la miraban con recelo, temiendo una reacción de sus mujeres o de los demás caballeros. Rodó los ojos en un acto de impaciencia y carraspeó

No quisiera incomodarla, señorita, parece que la gente nos mira mucho y es que alguien de mi...- ¿profesión? ¿fama?- rango- sí, exacto- no debería estar hablando con usted. Si lo prefiere puedo intentar rescatar a mi acompañante de la red de esa joven pelirroja o... podemos ir a dar un paseo fuera, pero no se sienta en un compromiso, mi querida señorita
avatar
Azalea Raine
Meretrices
Meretrices

Ocupacion : Madame de burdel
Localización : Nimbooda Mahala

Ver perfil de usuario http://thedarknessrevival.forosactivos.net/t340-azalea-id#1890

Volver arriba Ir abajo

Re: De cortesana a mujer [Alice Brontë]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.