B
ienvenidos a Darkness Revival.Estais a punto de adentraros en Londres, año 1890, una época tan peligrosa como atrayente. La alta sociedad se mueve entre bailes oficiales, bodas, cabarets y fumaderos de opio. Las prostitutas y mendigos se ganan como pueden la vida, engañando, robando o estafando. Pero hay algo mucho mas oscuro en las calles de la ciudad del Támesis, más oscuro aún que el terrible Jack. Seres sobrenaturales como brujas, vampiros, metamorfos y malditos se esconden entre los miembros de la sociedad, temerosos de la sangrienta hermandad que les persigue: la Black Dagger Brotherhood. ¿Sobrevivirás? .


Últimos temas
» Dangerous Budapest + CAMBIO DE BOTÓN
Lun Nov 30, 2015 2:53 pm por Invitado

» Fading Rain [Evelyn Wolfe]
Dom Nov 15, 2015 5:42 pm por Evelyn Wolfe

» Ausencia vampírica
Miér Nov 11, 2015 7:00 pm por Leonardo Alighieri

» La Duquesa
Miér Nov 04, 2015 3:11 pm por Victoria S. Chasseur

» ¿Cómo matarías al de arriba?
Dom Nov 01, 2015 9:49 pm por Victoria S. Chasseur

» Devonshire (Privado)
Dom Nov 01, 2015 8:51 pm por Mary Anne D'Uberville

» Quizás podamos ayudarnos (Evelyn)
Dom Nov 01, 2015 1:48 pm por Benjamin Hammilton

» I don't know you, but I want to || Arthur
Miér Oct 28, 2015 8:03 pm por Arthur Wolfe

» Krory Milium || Afiliación Hermana
Mar Oct 27, 2015 12:22 pm por Invitado

» Club de lectura [Alarik von Kleist]
Mar Oct 27, 2015 10:30 am por Mia Marlowe

Mejor PJ Femenino
Próximamente.
Mejor PJ Masculino
Próximamente.
Mejor Tema de Rol
Próximamente.
Mejor Duo
Próximamente.
Mejor PJ Revelación
Próximamente.

Afiliados Hermanos
Chaos
Directorios
Afiliados élite
Cupo Abierto {20/50}

Fruit of the poisonous tree Almos Immortal





T
he Darkness Revival ha sido creado por su administración: Princesa Beatriz, Princesa Victoria, Jack el Destripador, Inspector Abberline y Meg Giry. Skin creado y editado por Meg Giry con ayuda de tutoriales creados por usuarios de oursourcecode y Asistencia de foroactivo, y gráficos por Kattatonica a partir de imagenes de tumblr y pinterest. Queda terminantemente prohibida la copia total o parcial del código, así como su contenido. Todos los personajes que se desarrollen en el foro, a excepción de los cannon, pertenecen a sus propios creadores.

Licencia de Creative Commons
The Darkness Revival by The Darkness Revival Staff is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.



Moda en la década de 1880

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Moda en la década de 1880

Mensaje por Darkness Revival el Lun Jul 07, 2014 8:17 am



Moda;



FEMENINA;

Los elementos más comunes de la moda femenina en la época eran el corsé, el polisón, las faldas largas, pequeños sombreros y guantes. Este conjunto se consideraba un símbolo de elegancia y distinción, tratando de diferenciarse del resto.
La piel pálida del rostro, así como la de las manos, el escote y los hombros la diferenciaba de las mujeres que trabajaban al aire libre, como las campesinas. También el corsé y las faldas largas indicaban que no se hacía ningún tipo de trabajo que requiriera gran esfuerzo físico.  El sombrero era algo que no estaba al alcance de todas las mujeres, y las más humildes optaban por usar pañuelos, ya que eran más sencillos de colocar y económicamente más accesibles.

Así, alrededor de 1884, la moda elegante estaba muy fuertemente marcada por dos elementos básicos que definían la silueta desde hacía ya décadas: El corsé y el polisón.



El polisón era tan majestuoso como incómodo, tuvo su momento culmen en las décadas de 1870-1880 para poco a poco ir decayendo su uso y desaparecer completamente con el nuevo siglo, creando así una figura femenina menos artificial. Sin embargo, se convirtió en una pieza imprescindible en el guardarropa de las mujeres más elegantes.

Hacia 1881 surgió una moda efímera que rebajó el tamaño y la posición del polisón.  Sin embargo a comienzos de la década, el polisón desapareció temporalmente, aunque las faldas seguían siendo muy abultadas por detrás, con pliegues, drapeados, lazos...

No obstante, volvió a reaparecer con fuerza a mediados de aquella década, pero en lugar de estar fabricado con crin de caballo, consistía en una estructura metálica mucho más ligera y le permitía a la mujer sentarse y volver a colocar el polisón sin problema.



Por otro lado, la vida del corsé fue mucho más larga y marcó la silueta femenina desde el s. XVI hasta la 1ª Guerra Mundial.

Se convirtió en la prenda estrella de la lencería femenina durante siglos pero fue en la Belle Époque cuando se convirtió en un objeto de refinado erotismo y alcanzó la maestría de su confección. Los materiales para su confección eran muy variados, algodón, tul, raso... Lo que si se mantuvo inalterable desde sus orígenes hasta su desaparición fue su armazón, constituido por rígidas "ballenas" que oprimían y moldeaban la figura llevándola en muchas ocasiones hasta la deformación.

Los tejidos de los vestidos se volvieron más pesados, con unos diseños ricamente decorados, terciopelos, satenes y brocados sustituyeron mayoritariamente al algodón y el tafetán de la década anterior.

Los pies se calzaban en ceñidos botines o zapatos, dependiendo del momento del día y del atuendo. Los zapatos de tacón medio estaban hechos de tejidos como el raso o el terciopelo y solían reservarse para la noche, bailes, banquetes...  Pese a que el largo de las faldas impedía que los pies se vieran, se cuidaba su aspecto con esmero, ya que era un punto clave del erotismo femenino de la época, enseñar el tobillo fino y un delicado pie de pequeño tamaño.



Para la cabeza, exceptuando la noche, el sombrero era más que un complemento. Su importancia era igualitaria a la del traje. Eran de pequeño tamaño, ajustados a la forma de la cabeza y sobresaliendo en altura pero no de demasiado diámetro. Se solían confeccionar en telas que combinasen con el atuendo y se adornaban con todo tipo de lazos, plumas, encajes, broches, ...

A partir de 1880 los lazos que años atrás caían por la espalda, pasaron a caer por delante, anudándose coquetamente por debajo de la barbilla. En verano se pusieron muy de moda los sencillos canotiers de paja, algo más pequeños que los de los hombres y adornados con una cinta de gros-grain



Estos canotiers, tanto femeninos como masculinos, eran una prenda sencilla, pero fresca a la par que elegante.

Sin embargo, por la noche, lo que triunfaba para adornar el cabello eran las peinetas, realizadas en hueso, nácar o carey. Eran muy trabajadas y decoradas, y a menudo portaban incrustaciones de piedras preciosas. Las peinetas tenían la doble función, como adorno y como sujeción para los peinados de aquella época, a veces, elaborados a base de postizos de cabello natural.



Los guantes eran otro accesorio muy importante e imprescindible para las mujeres elegantes de la época. De día, eran de estatura corta y por la noche, largos hasta el codo.

Así mismo otro elemento muy importante de este momento fueron los abanicos, ya confeccionados en madera o marfil y tela, iban a  conjunto con el vestido para las galas de noche.


El ideal perfecto de la década de 1880 era una mujer majestuosa a la par que inocente, con la silueta formando la cintura de avispa, de pies y manos pequeñas. Mimadas y cuidadas, eran como pequeñas muñecas de porcelana, de piel pálida, con un pequeño rubor en las mejillas (natural, evidentemente, pues en aquella época el maquillaje era cosa de artistas o de cortesanas), vestidas y adornadas para moverse limitadamente. .

MASCULINA;

Si bien vemos que la indumentaria femenina cambió mucho a lo largo de los años, la moda masculina fue al contrario. Experimentó pocos cambios respecto a la década anterior.

La silueta de la moda masculina en la década de 1880 era estrecha y ajustada. La tela solía ser una especie de paño de lana similar al tweed. Los bombines, y más adelante de la década, sombreros de paja navegante y gorras de cazador eran muy populares, como lo fueron las botas y guantes de cuero. A diferencia de la moda femenina que tanto cambiaba, este atuendo persistiría hasta bien entrada la vuelta del siglo XX.

Para el día de un caballero británico solía ponerse un frac de paño con un solo pecho gris, con cuello de terciopelo negro y botones forrados del mismo material. Iría normalmente un chaleco azul, camisa blanca con corbata roja de cuello alto. Los pantalones solían ser grises y las botas negras.

Alrededor de 1885 se pasaría más a usar un traje de dos piezas de tweed de lana verde con chaqueta, camisa blanca con cuello de punta y un sombrero bombín, así como las botas y los guantes de cuero.

En 1888 la capa de acabado (similar a la de Sherlock Holmes) estaba muy de moda. Un caballero podía llevar un abrigo de lana hasta la pantorrilla con una capa de hombro que le caía hasta los codos con bolsillos. Tendría unos pantalones marrones o negros, camisa blanca, corbata y sombrero.

El traje de noche no varió apenas aquella década y consistía en un traje  de dos piezas de lana fina, siempre de color negro. Tanto mangas como pantalones se amoldaban bien a la figura. Iba como era costumbre con camisa blanca tapada con un chaleco de algodón.También se usaban chaquetas de solapa cruzada especialmente en las regatas.

La influencia del deporte en la indumentaria se hace notar mucho en este periodo. Para ir de cacería, un hombre podía llevar la chaqueta Norfolk, con su cinturón y sus pliegues verticales característicos, pantalones bastante sueltos con Polaines. A este atuendo se le suman a un sombrero de fieltro suave.

El abrigo que tuvo más éxito fue el chesterfield, que a principio llegaba hasta las rodillas y poco a poco se hizo más largo.

Las corbatas y lazos se ligaban de diferentes formas aunque algunos a veces se venian ya hechos. El cuello fue alargándose a lo largo de la década hasta convertirse en el famoso y conocido cuello alto

▪ Creado por Meg Giry para The Darkness Revival ▪

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.