B
ienvenidos a Darkness Revival.Estais a punto de adentraros en Londres, año 1890, una época tan peligrosa como atrayente. La alta sociedad se mueve entre bailes oficiales, bodas, cabarets y fumaderos de opio. Las prostitutas y mendigos se ganan como pueden la vida, engañando, robando o estafando. Pero hay algo mucho mas oscuro en las calles de la ciudad del Támesis, más oscuro aún que el terrible Jack. Seres sobrenaturales como brujas, vampiros, metamorfos y malditos se esconden entre los miembros de la sociedad, temerosos de la sangrienta hermandad que les persigue: la Black Dagger Brotherhood. ¿Sobrevivirás? .


Últimos temas
» Dangerous Budapest + CAMBIO DE BOTÓN
Lun Nov 30, 2015 2:53 pm por Invitado

» Fading Rain [Evelyn Wolfe]
Dom Nov 15, 2015 5:42 pm por Evelyn Wolfe

» Ausencia vampírica
Miér Nov 11, 2015 7:00 pm por Leonardo Alighieri

» La Duquesa
Miér Nov 04, 2015 3:11 pm por Victoria S. Chasseur

» ¿Cómo matarías al de arriba?
Dom Nov 01, 2015 9:49 pm por Victoria S. Chasseur

» Devonshire (Privado)
Dom Nov 01, 2015 8:51 pm por Mary Anne D'Uberville

» Quizás podamos ayudarnos (Evelyn)
Dom Nov 01, 2015 1:48 pm por Benjamin Hammilton

» I don't know you, but I want to || Arthur
Miér Oct 28, 2015 8:03 pm por Arthur Wolfe

» Krory Milium || Afiliación Hermana
Mar Oct 27, 2015 12:22 pm por Invitado

» Club de lectura [Alarik von Kleist]
Mar Oct 27, 2015 10:30 am por Mia Marlowe

Mejor PJ Femenino
Próximamente.
Mejor PJ Masculino
Próximamente.
Mejor Tema de Rol
Próximamente.
Mejor Duo
Próximamente.
Mejor PJ Revelación
Próximamente.

Afiliados Hermanos
Chaos
Directorios
Afiliados élite
Cupo Abierto {20/50}

Fruit of the poisonous tree Almos Immortal





T
he Darkness Revival ha sido creado por su administración: Princesa Beatriz, Princesa Victoria, Jack el Destripador, Inspector Abberline y Meg Giry. Skin creado y editado por Meg Giry con ayuda de tutoriales creados por usuarios de oursourcecode y Asistencia de foroactivo, y gráficos por Kattatonica a partir de imagenes de tumblr y pinterest. Queda terminantemente prohibida la copia total o parcial del código, así como su contenido. Todos los personajes que se desarrollen en el foro, a excepción de los cannon, pertenecen a sus propios creadores.

Licencia de Creative Commons
The Darkness Revival by The Darkness Revival Staff is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.



Club de lectura [Alarik von Kleist]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Rol Privado Club de lectura [Alarik von Kleist]

Mensaje por Mia Marlowe el Lun Oct 12, 2015 8:28 pm

Después del desayuno y la charla con el resto de la manada, Mia se retiró a su habitación y se preparó un baño caliente. Bañarse era uno de esos lujos de la alta sociedad con los que había soñado cuando era niña y aunque en el fondo no le gustaba depender de los von Kleist financieramente como lo hacía sí que disfrutaba al máximo los pequeños placeres que su nueva posición le daba. Entre ellos, aquellos largos baños en los que llenaba de espuma la tina hasta que estaba a punto de rebosar. El agua tan caliente que casi dolía y le dejaba la piel roja y un buen libro que poder leer hasta que el agua se enfriara. Odiaba la soledad sí, pero no cuando estaba leyendo.

Alarik le prestaba todos los libros que se leía y ella los devoraba y luego le hacía una extensiva reseña. A él le gustaba oírla y a ella le gustaba ser escuchada así que aporvechó ese tiempo a solas, rodeada de las pompas de jabón y el vapor del agua para terminarse el último ejemplar que el más joven de los von Kleist había dejado a su disposición. Madame Bovary de Gustave Flaubert. Alarik le daba a leer todo tipo de literatura, desde poesía americana hasta filosofía china y esta vez había tocado un francés. Para cuando terminó de leer hacía rato que el agua estaba fría pero apenas se había dado cuenta, sólo cuando un escalofrío la recorrió se fijó en la temperatura del agua. No era un problema, desde que se convirtiera en licántropo apenas pasaba frío.

Salió de la bañera intentando no mojar demasiado el suelo y se vistió rápidamente yendo a la habitación de Alarik. Llamó un par de veces pero no hubo respuesta y abrió la puerta tímidamente para verle concentrado sobre su escritorio. Tan absorto estaba que ni siquiera la había oído y Mia sonrió mientras daba un tercer golpe en la puerta para anunciar su presencia antes de pasar y cerrar tras ella.

-Daría lo que fuera porque me dejaras leer alguna de las cosas que escribes-le confesó con una sonrisa sincera dándole tiempo de guardar lo que quisiera que estaba escribiendo antes de acercarse a él. Era curiosa sí pero respetaba su intimidad y nunca le empujaría a enseñarle nada-ya he terminado Madame Bovary. Me ha gustado pero... es un poco triste. Desesperanzador. Me gustó más el último que me dejaste, El de "El Conte de Montecristo". Me gustan más las historias de aventuras que terminan bien, me... transportan. La vida ya es suficientemente triste como para leer cosas pesimistas-se sentó en el alféizar de la ventana junto a él dejándole el libro en el escritorio-¿qué tal has despertado?-Quería hablar del libro pero antes sabía que era de buena educación preguntarle si no le había dejado muchas secuelas la luna llena de la noche anterior.
avatar
Mia Marlowe
Clase Baja
Clase Baja

Localización : Kensington

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Rol Privado Re: Club de lectura [Alarik von Kleist]

Mensaje por Alarik von Kleist el Miér Oct 14, 2015 3:38 pm

Llevaba desde que la luna había decidido liberarle sentado en la silla del escritorio que presidía su habitación. Después de una noche de luna llena, Alarik tenía por costumbre intentar escribir sus primeras impresiones pues era durante esas primeras horas como hombre cuando sus emociones estaban más a flor de piel y podía plasmarlas mejor en el papel.

Su cuerpo aún estaba adolorido, siempre lo estaba cuando volvía a su forma humana, y sus recuerdos de la noche eran solo haces de luz en un fondo oscuro. Si se concentraba lo suficiente y no dejaba que avanzase demasiado el día, a veces podía distinguir formas en la oscuridad, pero rara vez había conseguido reconocer espacios completos.

Por esta razón, prefería no unirse al resto de la manada en las mañanas. Se quedaba en su cuarto con la puerta cerrada, corría las cortinas y abría la ventana para dejar correr la brisa fresca, observaba el amanecer durante unos minutos admirando el sol y su capacidad de devolverle la humanidad, y finalmente escribía. Quizás solo escribía frases sin sentido, intentos de describir sus recuerdos, sus emociones, esas emociones que solo podía sentir al recuperar su forma humana después de haber sido un animal, un demonio.

Era difícil desconcentrarle, sobre todo si ya se había aseado y pasado ya a la segunda fase: Intentar escribir algo con sentido a partir de los esbozos primeros que había hecho al levantarse. Ni si quiera un portazo a media mañana pudo interrumpirle. Para Alarik, escribir era una forma de purificarse después de la transformación, de mantenerse siempre en contacto con su humanidad. Mientras pudiese escribir, podría considerarse humano. Casi podía considerarse algo místico.

No obstante, el maldito no era inquebrantable y el hecho de que alguien irrumpiera en su habitación le obligó a despegar la pluma del cuaderno. No le hizo falta tener contacto visual con Mia para reconocerla, pues su olor era inconfundible para su olfato lobuno, pero un caballero nunca mantendría una conversación con alguien sin mirarle a los ojos. –Oh, no es nada, son solo pareados y frases sin sentido. No valdrían tu tiempo, créeme. – Le contestó, mientras guardaba los cuadernos que había usado en los cajones del escritorio.

La sonrisa de la mujer era siempre cálida y sincera, y se le hacía imposible pensar que esas perlas que lucían tras sus labios al sonreír habían sido cuchillas sedientas de sangre haría apenas ocho horas. – Madame Bovary es una novela muy realista. Una mujer, descontenta con la vida que tiene, busca a toda costa una escapatoria que le permita cambiarla pero haga lo que haga nunca consigue vivir la vida que quiere. Es trágico, pero es precisamente ese componente desesperanzador lo que empapa de belleza la novela. Todos nos sentimos un poco como Emma de vez en cuando, ¿no crees?–  

En el fondo, la recomendación de esa lectura no fue aleatoria. Alarik lo hizo con la intención de que Mia se sintiese identificada con la protagonista de la historia pero quizás no había acertado del todo con la elección del ejemplar. – La próxima vez te encontraré una novela menos amarga. Al fin y al cabo, la lectura debe ser placentera para ser una buena lectura. – El escritor se había levantado para mantener la conversación con la mujer.

Como no le gustaba demasiado hablar de su tiempo siendo lobo, contestó su pregunta muy brevemente y procurando cambiar de tema rápido para no seguir conversando sobre aquello – Bien, bien. Dolor muscular por todas partes pero en seguida se me pasa. ¿Por qué no me cuentas sobre tu noche y sobre Madame Bovary de camino a la Biblioteca? Supongo que querrás otro libro y aquí solo tengo cuadernos manuscritos e ininteligibles.

Además, estaba cansado de estar en su habitación después de pasar allí toda la mañana y tampoco se sentía muy cómodo con la idea de tener en sus aposentos a la mujer que debía traer al mundo a su medio hermano licántropo. Para él era una completa locura pensar en ello, y lo era. Pero era la locura del alfa, aceptada en concilio, y hasta que no se volviera a votar no podía hacerle nada.
avatar
Alarik von Kleist
Nobleza y Aristocracia
Nobleza y Aristocracia

Ocupacion : Escritor no reconocido
Localización : Kensington

Ver perfil de usuario http://thedarknessrevival.forosactivos.net/t468-alarik-von-kleist?akata

Volver arriba Ir abajo

Rol Privado Re: Club de lectura [Alarik von Kleist]

Mensaje por Mia Marlowe el Jue Oct 15, 2015 3:15 pm

Se limitó a poner los ojos en blanco cuando el joven aseguró que "sólo eran frases sin sentido". Alarik no escribía "sólo frases sin sentido" de eso estaba segura, era demasiado inteligente para eso. Prueba de ello era la forma en la que hablaba de cualquier cosa, con ese vocabulario tan culto que utilizaba y la forma pasional y profunda que tenía de hablar de las cosas. No, las "frases sin sentido" no eran típicas de Alarik.

Se levantó cuando él lo hizo y no indagó más sobre cómo había pasado la noche, mejor dejarlo estar si no le apetecía hablar del tema aunque le dedicó una sonrisa comprensiva, bien sabía ella lo que era no querer darle muchas vueltas al tema. Salió de la habitación y le esperó hasta que salió él antes de andar hacia la biblioteca volviendo el tema a Madame Bovary como él prefería.

-Sí... quiero decir, me gusta el personaje pero no me gusta el... ambiente catastrofista que rodea toda la novela ¿sabes?-"catastrofista" era una de las palabras que había aprendido gracias a él. De hecho, su vocabulario había sido profundamente reducido hasta que se cruzó con los von Kleist-es como si... no sé cómo explicarlo. Intenta hablar de una mujer pero claramente lo cuenta desde el punto de vista de un hombre. Emma al final está destinada a morir y durante todo el libro da la sensación de que está justificado, es como si dijera "adelante mujeres, sed independientes, tomad vuestras propias decisiones pero sabed que eso tendrá consecuencias"-frunció el ceño al decirlo. Antes de aprender a leer y estudiar no sabía ni lo que era el feminismo pero desde que fue consciente era una férrea seguidora de los valores igualitarios-y hay siempre ese doble rasero que tanto odio. Si ella está con otros hombres está mal pero nadie condena a los hombres en cuestión-negó con la cabeza, tan indignada al contarlo como lo había estado al leerlo-en ese sentido me gustó más Oliver Twist, me sentí más identificada con él. Un niño pobre que a pesar de todo sale adelante. No hay moraleja el final. No hay "mira pero no lo intentes"-se encogió de hombros y hasta se le escapó una risita-veo demasiado en los libros ¿no? Debes pensar que estoy loca.

Entró en la biblioteca tras de él mirando las estanterías llenas como un niño en una tienda de dulces. ¿Qué nueva aventura escogería Alarik para ella? Era una habitación bastante grande la biblioteca que hasta tenía un par de sillones en el medio de la habitación y un pequeño escritorio junto a la ventana. Aprovechó para cogerse el sillón más grande mientras Alarik devolvía el libro a su sitio y cogía uno nuevo.

-Por cierto, encontré unas ofertas de trabajo en librerías y fui esta mañana pero...-no dijo nada pero bajó la cabeza dejando bastante claro el resultado de la visita-uno hasta se pensó que era una prostituta-Alarik había sido quien le había sugerido que buscara trabajo en una librería por su afición a los libros y pensó que debería contárselo aunque no habían vuelto a hablar del tema desde que se lo comentó-pero bueno ya surgirá algo mejor seguro-se dijo más a sí misma que a Alarik volviendo a la sonrisa de antes.
avatar
Mia Marlowe
Clase Baja
Clase Baja

Localización : Kensington

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Rol Privado Re: Club de lectura [Alarik von Kleist]

Mensaje por Alarik von Kleist el Dom Oct 25, 2015 9:13 am

De camino a la biblioteca, Alarik escuchó con atención todo lo que Mia tenía que decirle sobre la lectura. Le encantaba ver como la pequeña niña analfabeta que había conocido hacía unos ocho años ahora era toda una mujer capaz de sentir el valor de las palabras, entender la belleza de una buena historia y reflexionar sobre lo múltiples temas que la literatura les ofrecía.

No pudo evitar sonreír al ver como Mia se esforzaba en articular las palabras más precisas posibles para expresar su opinión sobre Madame Bovary. Era como si su belleza se acentuara a medida que incrementaban sus deseos de darse a entender. Estaba orgulloso de la mujer, no solo por su interés en formarse y aprender, sino por negarse a ser una simple esposa de hombre sin motivaciones ni opinión.

Es muy interesante escuchar a una mujer hablando sobre su punto de vista. Ciertamente, cuando yo leí Madame Bovary no me planteé nada de lo que acabas de decirme, pero estoy seguro de que estás en lo cierto. – Alarik agradecía tener a alguien en la casa con quien poder discutir sobre sus lecturas y con quien poder compartir la biblioteca, sin duda su lugar favorito de toda Inglaterra. – Siempre se agradece que alguien te ofrezca una nueva forma de entender una novela.

Alarik encontró muy tierno el último comentario que hizo la mujer antes de entrar en la biblioteca y rio. No solía reír demasiado, pues estaba acostumbrado a mantener una postura elegante, digna, como cualquier Von Kleist y además la vida no parecía estar por la labor de ofrecerle razones para hacerlo. – Nunca se le encuentra demasiado a los libros, Mia. Deberías estar orgullosa de ti. Yo lo estoy.

Mientras la señorita Marlowe descansaba en el sillón de la biblioteca, el caballero se dirigió a la estantería donde el libro debía colocarse y lo guardó, sin alterar el orden alfabético en el que cada ejemplar estaba perfectamente colocado. Si alguna vez alguien colocase un libro en un lugar erróneo, Alarik se daría cuenta y se sentiría muy molesto por ello. No era un maniático del orden, pero le gustaba que la biblioteca fuese un lugar alejado del caos que se encontraba al salir al exterior.

Para la próxima lectura, el joven de los Von  Kleist había pensado en ofrecerle a su compañera algo de romanticismo alemán, pero teniendo en cuenta su gusto por los finales trágicos, quizás iba a ser mejor decantarse por  algo menos oscuro. Alarik revisó los lomos de cada libro, no sin dejar de prestar atención a la voz de Mia que había empezado a hablar. Su mirada cayó al suelo cuando escuchó la palabra “prostituta”, como si lo que acabase de escuchar realmente le hubiese golpeado en el diafragma.

¿Cómo es posible que alguien haya podido pensar que eres una de esas pobres desgraciadas? – Alarik se sentía ofendido de una forma muy extraña. Al fin y al cabo, había sido él quien había sugerido la idea de buscar trabajo en una librería. Conociendo a los libreros de la gran mayoría de lugares de la ciudad, lo último que podía haberse imaginado por su parte era una falta de respeto de tal magnitud. Una decepción más que Inglaterra le había traido. – Lo siento, Mia. – En ese momento no podía pronunciar otras palabras.

Salió de entre las estanterías con un libro en la mano y aún con una sensación amarga en el cuerpo por la reciente noticia que había recibido por parte de Mia, pero vio que la mujer no parecía nada afectada por lo ocurrido. Admiraba la capacidad que tenía por ver el mundo con tanto positivismo. En su caso, todas las desgracias e injusticias que veía a diario le pesaban en la espalda, y le costaba ver más allá la triste realidad que inundaba su vida.

No he sabido encontrarte nada demasiado alegre, me temo. Pero tienes que leer esta novela y encontrarle muchas cosas. – Alarik entregó el libro a Mia, un gran ejemplar con una encuadernación marrón en la cual podía leerse “Nuestra señora de París” en letras negras. Era una lectura bastante oscura, pero sin duda de las favoritas del alemán. Se sentó en el sillón que quedaba libre y observó la reacción de Mia al tener el libro entre las manos. –Espero que te guste.
avatar
Alarik von Kleist
Nobleza y Aristocracia
Nobleza y Aristocracia

Ocupacion : Escritor no reconocido
Localización : Kensington

Ver perfil de usuario http://thedarknessrevival.forosactivos.net/t468-alarik-von-kleist?akata

Volver arriba Ir abajo

Rol Privado Re: Club de lectura [Alarik von Kleist]

Mensaje por Mia Marlowe el Mar Oct 27, 2015 10:30 am

Le encantaba sentirse escuchada y nadie hacía eso mejor que Alarik, se sentía tan cómoda y tan libre de poder decir lo que pensaba y lo que sentía sabiendo que él no iba a juzgarla... Era la definición viviente de "sentirse en casa". Le gustó además poder aportarle cosas a él ya que siempre le daba la sensación de que era él el unico que aportaba puntos de vista útiles. Hasta se sonrojó un poco cuando dijo que se sentía orgullosa de ella y esbozó una sonrisa tímida. Lo cierto es que sí que se sentía orgullosa de sí misma por todo lo que había aprendido.

-No lo digas como si fuera sólo mérito mío, si no fuera por ti... bueno y por tu padre, no habría aprendido a leer nunca-mencionó a Ahren brevemente porque no le parecía justo no hacerlo, a fin de cuentas había sido él el que la había sacado de las calles en primer lugar. Le miró ir hasta la estantería, dejando el libro en su sitio con mimo infinito como siempre trataba todos los tomos de la biblioteca. La forma en la que tocaba los libros, casi como si los acariciara siempre hacía que le recorriera un cosquilleo incómodo por la espalda.

Aunque no pudo verle, medio escondido como estaba entre las estanterías, supo perfectamente cuál había sido su reacción a lo que le había contado y esperó a que se acercara a ella con el libro antes de contestar dedicándole una sonrisa cálida y dejando el libro en la mesita de café para poder coger las manos de él entre las suyas mirándole a los ojos.

-Alik no te disculpes, no es culpa tuya-sólo usaba el apelativo cariñso cuando estaban solos y quería disculparse con él o convencerle para que hicieran algo, probablemente algo no muy legal, pero en este caso lo usó sólo para que se diera cuenta de que lo decía en serio-tú me has abierto la puerta a una posibilidad que no se me había ocurrido que es la de encontrar un trabajo digno. Al diablo con ellos si no me quieren, ya encontraré a alguien mejor. Además... me he cobrado mi venganza-su sonrisa se volvió traviesa como la de una niña pillada en falta pero no le explicó exactamente qué había hecho. Por alguna razón prefería que él la viera como más dama de lo que era en realidad e ir pegando puñetazos no era muy femenino precisamente.

Soltó sus manos y le hizo un gesto para que se sentara a su lado, echándose hacia uno de los extremos del sillón para dejarle sitio para sentarse mientras recogía el libro de la mesita de café para leer la contraportada. Sólo leyéndolo por encima ya picó su curiosidad. Tenía buena pinta como todo lo que le daba a leer Alarik.

-No me importa que no sea alegre... seguro que me gusta, todo lo que me das me gusta-dijo de forma distraída mientras terminaba de leer la contraportada, leyendo para sí pero sin haber perdido aún la costumbre de balbucear con los labios sin llegar a pronunciar nada. Manía heredada de cuando aún estaba aprendiendo a leer. Pasó los dedos por el título de la encuadernación y el nombre del autor y sonrió sin mirarle-un día leeré tu nombre en un libro como este, lo sé, aunque me pregunto si será triste también-no era realmente una pregunta pero casi sonó como tal mientras dejaba el libro apoyado en su regazo para más tarde, volviendo la atención a su compañero de lecturas.
avatar
Mia Marlowe
Clase Baja
Clase Baja

Localización : Kensington

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Rol Privado Re: Club de lectura [Alarik von Kleist]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.